Definición ABC » Religión » Amoralismo

+

Definición de Amoralismo

El amoralismo es una corriente filosófica que considera que la moral carece de todo fundamento lógico y racional. Por tanto, esta corriente concluye que las normas sociales sobre la felicidad común, están fundamentadas en estereotipos que rompen con los deseos individuales que son los verdaderamente importantes.

Nietzsche es uno de los filósofos que reflexiona sobre el amoralismo como una esencia que rompe con los convencionalismos sociales. Eso no significa que la práctica del bien no sea importante en esta corriente, sino que la valoración de la acción no reside tanto en ajustarse a una norma determinada sino en la propia valoración interior.

Ausencia de moral

Desde esta perspectiva, desaparece la idea de la sanción como castigo a una obra injusta. No se puede concretar la esencia buena o mala de una acción dentro de unos parámetros morales que pueden ser estructurados en unos principios fundamentales.

La crítica que algunos autores plantean ante el amoralismo es que la desaparición de las normas y criterios que son un referente en la ética es que la sociedad deriva hacia una especie de relativismo moral en donde todo está permitido. Este tipo de corriente también tiene un punto débil importante: la pérdida de valores.

A su vez, el relativismo también deriva en el subjetivismo. Es decir, mientras que la norma ética busca el valor de la objetividad, por el contrario, el amoralismo deriva en la opinión personal como principal criterio del obrar.

El amoralismo es la actitud de estar más allá del bien y del mal en el contexto del pensamiento de Nietzsche. La moral desprovista de toda norma. Basada en la alimentación del ego.

Subjetividad moral

La moral es ese marco teórico de acción que tiene una vocación práctica integrado por los principios morales y las costumbres de una persona que también están en relación con la propia cultura de la que forma parte. Como la moral también está marcada por la cultura, aquello que resulta moral en un contexto puede no resultarlo en otro. En este contexto, una persona puede considerar como amoral aquello que va en contra de sus propias creencias.

Ya en la filosofía griega, los sofistas fueron pensadores que defendieron el relativismo de todo lo que existe, incluso, el propio concepto del bien. Un relativismo enmascarado en la retorica. Estos pensadores consideraron que era imposible determinar la existencia de una estructura ética universalmente válida, es decir, aplicable en cualquier contexto y momento de forma cierta.

Fotos: Fotolia - Scott Maxwell / Kristina Rutten

 
 
 
Temas en Amoralismo
 

Redes Sociales