Definición ABC » Política » Clientelismo

+

Definición de Clientelismo

Un gobierno, local o nacional, practica el clientelismo cuando se lleva a término algún reparto de favores a cambio de algo, normalmente el voto. El mecanismo general por el cual se rige el clientelismo es el siguiente: un político promete dinero o algún tipo de beneficio y como contrapartida recibe apoyo electoral en las urnas.

Como es lógico, se trata de una forma de corrupción política, ya que en un sistema democrático el voto de cada ciudadano se basa en la libre elección.

Un intercambio de intereses que debilita la democracia

En la relación clientelar entre un candidato y sus votantes, hay una responsabilidad compartida, ya que ambos pervierten el derecho al voto. El candidato es corrupto porque compra la voluntad del votante y el ciudadano que acepta esta transacción también es corrupto porque su voto depende de lo que reciba a cambio (una cantidad de dinero, un puesto de trabajo o cualquier otro beneficio).

Distintas formas de clientelismo

Esta práctica irregular tiene distintas modalidades. Algunas de ellas son las siguientes:

1) Cuando un partido político ofrece a sus posibles votantes algún tipo de "regalo", por ejemplo una comida gratuita, una celebración festiva o cualquier otro incentivo que sirva para manipular las intenciones de los ciudadanos (esta modalidad se produce normalmente durante las campañas electorales).

2) Cuando un grupo político actúa a través de algún mecanismo amenazador (o me votas o no te renuevo el contrato, la beca o la subvención).

3) Cuando se organiza un sistema en el que se compra directamente el voto de los ciudadanos.

4) Cuando los representantes del estado utilizan los recursos públicos con fines propagandísticos o para favorecer a un sector de la población.

5) Cuando los medios de comunicación se someten a los intereses de un gobierno a cambio de algo (las campañas publicitarias de los organismos públicos en los medios de comunicación es una de las fórmulas para que los periodistas intervengan en el clientelismo político).

El clientelismo político emplea estrategias de marketing

En una actividad económica privada, los responsables del negocio intentan que sus clientes estén satisfechos y para ello les proponen descuentos, promociones, regalos o incentivos.

Algo muy similar ocurre en la realidad política de algunos países, ya que los gobernantes o candidatos a gobernantes ofrecen cosas atractivas a sus "clientes". El problema es que sus ofertas son perversas y acaban corrompiendo al sistema democrático.

Fotos: Fotolia - sudowoodo / toniton

 
 
 
Temas en Clientelismo
 

Redes Sociales