Definición ABC » Política » Apolítico

+

Qué es Apolítico

Las distintas formaciones políticas intentan atraer a los ciudadanos con el fin de lograr el mayor número posible de votos. Sin embargo, un sector de la ciudadanía decide no participar en los procesos electorales. Normalmente quien adopta esta postura se define a sí mismo como apolítico.

Las causas del apoliticismo

No hay una única razón que permita explicar esta tendencia social. Se trata de un fenómeno muy extendido y tiene relación con todo tipo de sistemas políticos, ya sean democráticos o de corte totalitario.

Hay individuos que no votan en las elecciones y se desentienden de la realidad política porque consideran que ningún partido les representa adecuadamente.

Otras personas se sienten profundamente decepcionadas por la realidad política en su conjunto y como consecuencia de ello no se decantan por ninguna opción. En este colectivo es habitual el uso de algunas expresiones: "todos los políticos son iguales", "no creo en la política", etc.

En algunos casos la ideología personal no encaja con el sistema de democracia parlamentaria. Esto es lo que ocurre entre los activistas y militantes de ideología anarquista o anarcosindicalista, quienes defienden la libre asociación de las personas al margen de los partidos convencionales.

Algunos practican el apoliticismo porque no creen en el modelo democrático, ya que lo consideran ineficiente, demagógico o simplemente corrupto.

El planteamiento del apolítico puede tener relación con posturas marcadamente individualistas o bien con una corriente social de desprecio hacia todo aquello que tenga relación con la política.

El origen de este planteamiento se basa en ocasiones en posturas de índole económico. Hay personas cuya única ideología es el dinero y las decisiones que toman dependen exclusivamente de sus intereses monetarios.

Una crítica al apoliticismo

Como afirmaba Aristóteles, el hombre es un animal político. Esto implica que no es posible vivir al margen de los problemas que afectan a la sociedad en su conjunto. Aunque alguien no tenga ningún interés por lo público o por los debates políticos, las decisiones de los gobernantes tendrán alguna influencia sobre su vida cotidiana.

Declarase apolítico es como afirmar que a uno no le interesa la vida en sociedad. Por otro lado, la decisión de no votar puede basarse en razones muy fundadas, pero quien se decanta por esta opción está beneficiando directamente a la formación política más votada.

Por último, el rechazo a la política en cualquiera de sus modalidades presenta con mucha frecuencia una profunda contradicción, ya que no tiene sentido definirse como apolítico y al mismo tiempo criticar las decisiones políticas.

Si alguien no quiere saber nada sobre un asunto no parece razonable que haga una crítica sobre dicho asunto.

Fotos Fotolia: ArtFamily / Enjoys25

 
 
 
Temas en Apolítico
 

Redes Sociales