Definición ABC » Negocios » Joint Venture

+

Definición de Joint Venture

Muchos proyectos personales o empresariales son posibles porque se produce la unión de dos fuerzas o capacidades. En este sentido, el vocablo inglés joint venture hace referencia a la alianza estratégica que tiene lugar entre dos entidades. Si bien su traducción literal en castellano es aventura conjunta, esta denominación no se usa y se mantiene el término en inglés.

La unión hace la fuerza

En algunas ocasiones las empresas deciden unir sus fuerzas con algún propósito, ya sea para lanzar un nuevo producto, diseñarlo, crear un nuevo mercado o mejorar un servicio.

La idea de este tipo de alianza es simple: aprovechar aquello que cada empresa hace mejor. Con esta estrategia se consigue reducir el costo de un proyecto y, al mismo tiempo, mejorar su eficacia.

Es un acuerdo o pacto comercial de inversión compartida y la alianza que se establece puede ser a medio o a largo plazo

Es posible colaborar con materias primas, capital, conocimiento del mercado, tecnología, canales de distribución y, en definitiva, con cualquier aspecto que una empresa decida aportar en beneficio del proyecto conjunto.

La expresión joint venture no se usa en un sentido legal, ya que se emplean otras denominaciones, como alianza comercial o alianza estratégica. Hay que tener en cuenta que esta alianza no implica la pérdida de la identidad jurídica de cada empresa.

Esta modalidad no debería confundirse con la fusión empresarial. Por otra parte, las entidades que pactan un proyecto conjunto firman un acuerdo y se comprometen a compartir los beneficios y perjuicios que genere esta asociación.

Ventajas, inconvenientes y algunos ejemplos

Con el joint venture es más fácil llegar a un nuevo mercado. En segundo lugar, el riesgo se minimiza ya que la responsabilidad es compartida. En tercer lugar, las empresas que colaboran no pierden su identidad ni su capacidad de control. Por último, no existe ningún tipo de límite que condicione la "aventura en común".

Si bien la relación entre las dos empresas se plasma en un contrato bien definido, durante el periodo de colaboración podría darse algún conflicto de intereses que no estuviera previsto inicialmente. Puede haber discrepancias en relación con la estrategia de cada socio o con respecto a las prioridades. Por último, no siempre es fácil cuantificar y valorar los activos aportados por cada una de las entidades.

Tres ejemplos significativo del éxito de un joint venture han sido las alianzas entre Sony y Ericsson en 2001, Nokia y Siemens en 2007 o Coca Cola y McDonals en 2015 (en este último caso la historia de la alianza entre las dos compañías tiene más de 50 años).

Foto Fotolia: Stmool

 
 
 
Temas en Joint Venture
 

Redes Sociales