Definición ABC » Negocios » Garantia real y personal

+

Definición de Garantia real y personal

Cuando se solicita un préstamo a una entidad financiera con algún fin ésta exige algún tipo de garantía, es decir, algún respaldo para poder satisfacer la devolución del dinero. Así, el prestatario (la persona que recibe el dinero) tiene que ofrecer alguna prueba que sirva como aval para quien otorga el préstamo (por ejemplo, una nómina de su salario mensual o la hipoteca de la vivienda, entre otros). Este tipo de requisitos actúan como garantía de pago. En la mayoría de operaciones financieras para obtener un crédito se utiliza una garantía real o bien una garantía personal y ambas forman parte de un concepto general, la garantía crediticia.

Garantía real

Es aquella en la que el deudor ofrece como aval un bien propio o de otra persona para obtener un crédito. Hay varias modalidades de garantías reales, siendo la prenda y la hipoteca las más comunes. La prenda es una modalidad de contrato mediante el cual un deudor ofrece a su acreedor un bien mueble para trasmitir seguridad en el crédito y dicho bien deberá restituirse cuando se extinga la obligación contraída. La hipoteca se aplica sobre algún bien del deudor o de una tercera persona, de tal forma que el acreedor es el beneficiario de dicho bien. Ambas garantías reales están desarrolladas en una ley hipotecaria. La garantía real es objetiva, pues se basa en un bien tangible y concreto.

El origen de las garantías reales proviene del Derecho Romano, en el que ya se contemplaba algún procedimiento legal para cumplir con las obligaciones contraídas (por ejemplo, la fiducia o el pignus).

Garantía personal

Se denomina garantía personal porque no se tiene en cuenta ningún bien concreto que funciona como aval de pago. Lo relevante en este tipo de garantía es la persona que, a título privado, ofrece una garantía de que va a cumplir con una responsabilidad (por ejemplo, la devolución de un préstamo).

garantia-real-personal-2La garantía personal es subjetiva, ya que no está asociada a nada concreto sino al compromiso de una persona con otra persona o entidad (por ejemplo, el compromiso de pago de las cuotas de la hipoteca). Sin embargo, en algunos casos la garantía personal está reforzada por un avalista, de tal forma que si el deudor no cumple con sus obligaciones el avalista tendrá que asumir con sus bienes el compromiso del deudor.

Los préstamos basados en garantías personales se fundamentan en la propia solvencia del deudor, por lo que este tipo de préstamos no están asociados a una hipoteca ni a otro tipo de garantía. El titular de un préstamo con garantía personal puede ser una persona física o una persona jurídica (por ejemplo, una sociedad limitada). Por otra parte, también se puede dar la circunstancia de ser dos los titulares y en dicho caso la garantía personal podría ser de dos tipos: solidaria (el que presta el dinero puede reclamarlo a cualquiera de los titulares) o mancomunada (cada titular respondería por una parte).

Fotos: iStock - Szepy / rottoro

 
 
 
Temas en Garantia real y personal
 

Redes Sociales