Definición ABC » Negocios » Delegar

+

Definición de Delegar

La acción de delegar consiste en otorgar a otra persona una responsabilidad determinada. Esto implica que hay dos sujetos que intervienen en dicha acción: un delegado que actúa como representante de alguien y aquella persona que decide ceder su obligación o responsabilidad, es decir, quien delega.

Se delega en otra persona porque se confía en ella o porque es útil hacerlo o como una prueba para conocer la capacidad del otro.

La acción de delegar en las organizaciones y en el ámbito empresarial

Las organizaciones con cierto tamaño tienen normalmente una estructura jerárquica. En la mayoría de ellas es bastante común actuar por delegación. Así, si el presidente de una entidad no puede ejercer temporalmente sus funciones deberá delegar en el vicepresidente. En el mundo empresarial sucede algo muy parecido y cuando un responsable no puede asumir sus competencias puede delegar en alguien que esté capacitado para ello.

En cualquier colectivo humano se produce la necesidad de delegar. De hecho, en el ejército se actúa por delegación, ya que un alto cargo da una orden y ésta se va cumpliendo de manera sucesiva en las distintas escalas militares.

Por lo general, se considera que delegar en otras personas es totalmente necesario, pues de lo contrario una organización pierde eficacia a la hora de solucionar los problemas que puedan surgir.

Delegar en el proceso educativo

En la escuela tradicional el maestro enseña y marca unas pautas y los alumnos son simples receptores de la información y no tienen ninguna otra responsabilidad. En los planteamientos educativos más innovadores se intenta delegar en los alumnos ciertas responsabilidades.

Por ejemplo, los alumnos con más capacidades pueden ayudar a los que tienen dificultades para aprender y para que esto sea posible el profesor debe haber delegado parcialmente su responsabilidad.

Delegar en la formación individual de los niños

En la formación de los niños también es importante que ellos vayan asumiendo paulatinamente ciertas responsabilidades. Para que esto sea posible sus padres deben delegar en sus hijos, es decir, tienen que otorgarles una cierta autonomía a la hora de decidir sobre algunos asuntos. Por ejemplo, puede ser positivo que los padres deleguen en sus hijos cosas como mantener el orden en su habitación y algunas tareas cotidianas (pasear el perro o tirar la basura). La finalidad de delegar ciertas acciones tiene un carácter educativo y formativo.

Fotos: iStock - erwo1 / geotrac

 
 
 
Temas en Delegar
 

Redes Sociales