Definición ABC » Motor » Termostato

+

Definición de Termostato

Los autos, los frigoríficos, las calderas de gas, los aparatos de aire acondicionado y otras muchas máquinas necesitan de un sistema de regulación de la temperatura. El termostato es el dispositivo empleado para que la temperatura de una máquina se mantenga dentro de los límites adecuados para su buen funcionamiento.

La regulación de este dispositivo permite que los sistemas eléctricos relacionados con la temperatura de las máquinas (por ejemplo, los aires acondicionados o los termos) se adapten a la temperatura ambiente. La mayoría de ellos son electrónicos, aunque algunos son metálicos. Actualmente muchos de estos dispositivos son digitales y, por lo tanto, se pueden programar para que la temperatura de la máquina se mantenga dentro de un umbral determinado a lo largo del tiempo.

El termostato de un automóvil

El dispositivo del termostato está situado junto al conducto del refrigerante y de esta manera se consigue que el líquido que va hasta el radiador mantenga la temperatura correcta. El termostato de un auto sirve para que en el momento en el que el motor se encuentre frío se impida que el anticongelante que hay en el motor no rebase la temperatura ideal de funcionamiento.

Con este sistema el auto funciona con el grado de temperatura correcto y, al mismo tiempo, se produce un consumo de combustible más moderado y las emisiones del vehículo son más óptimas. Así, si el termostato no funciona correctamente, el motor del auto se irá deteriorando en su conjunto.

El origen de los termostatos

Ya en la Antigua Roma se utilizaban sistemas de calefacción de los edificios a partir del control del flujo del agua caliente subterránea y para ello se utilizaban compuertas que se abrían y se cerraban. Sin embargo, no fue hasta la Revolución Industrial cuando aparecieron las primeras versiones de los termostatos actuales. Las calderas de vapor necesitaban un dispositivo para que la temperatura fuera siempre la correcta.

La tecnología actual tal y como la conocemos no existiría si no se hubieran inventado los termostatos. En este sentido, uno los avances más importantes de la historia de la humanidad se produjo con la aparición de las primeras neveras que permitían mantener la temperatura de los alimentos.

Sin la refrigeración y sin la intervención de los termostatos que la produce, no podríamos consumir con normalidad los alimentos frescos. Hacia 1880 ya había más de 3000 patentes de refrigeradores. El simple hecho de tener una nevera en casa ha servido para no tener que ir todos los días al mercado y para que los alimentos se conserven durante mucho más tiempo. Todo ello no habría sido posible sin un sistema de termostato en el interior de la nevera.

Fotos: Fotolia - Highwaystarz / Ruslan Ivantsov

 
 
 
Temas en Termostato
 

Redes Sociales