Definición ABC » Medio Ambiente » Recursos renovables

+

Definición de Recursos renovables

El recurso renovable es un tipo de recurso natural que puede renovarse a partir de procesos naturales y con una rapidez mucho más elevada a la medida que el ser humano los consume, es decir, se renuevan tan velozmente que no se agotan y entonces, los hombres pueden hacer uso de ellos siempre.

Recursos naturales que no se agotan porque se regeneran más rápido que su consumo

Cabe destacarse que un recurso natural es aquel bien que nos ofrece la naturaleza y que como tal no presenta ningún tipo de intervención humana.

Los recursos naturales son extendidamente valorados por ello y porque contribuyen ciertamente al bienestar y el desarrollo de diferentes productos necesarios para la vida.

Sol, agua, viento, entre los más preciados…

Entre los tipos de recursos renovables se destacan: el agua, la energía solar, el viento, la marea y la energía hidroeléctrica.

De alguna manera podríamos calificarlos como eternos dado que es muy difícil que se agoten con el transcurrir del tiempo.

Ahora bien, también hay otros recursos renovables que si se los produce de una manera regular en el tiempo también podremos contar con ellos, tal es el caso de la madera, el papel, el cuero, entre otros.

La fuente de energía más importante en nuestro planeta es sin dudas la solar, porque el sol no solamente permite producir electricidad directamente de los rayos de este sino que por ejemplo la energía hidráulica se genera gracias a la combinación del calor del sol con el viento que permiten llevar agua desde zonas bajas a otras altas.

Por su parte, la energía eólica, o sea el viento, también abunda en el mundo y por la limpieza que supone es de grandísima ayuda a la hora de aminorar los efectos negativos que provocan los gases de invernaderos, tan perjudiciales para nuestro medio natural.

Sin embargo, le encontramos una desventaja y es que resulta intermitente con lo cual no podemos depender estrictamente de ella.

En el caso de la energía hidroeléctrica, se hace presente gracias al movimiento que se produce en océanos y demás aguas.

Si se le colocan unas turbinas, es sumamente útil para producir energía de tipo eléctrica.

El agua, asimismo, es un recurso renovable siempre y cuando su uso se dé en un marco de responsabilidad, o sea, que se controle su tránsito, tratamiento y circulación.

La principal característica que ostentan estos recursos y que es la que los diferenciará de los recursos opuestos, que son los recursos no renovables es su sostenibilidad, o sea, pueden ser producidos de modo sostenible a través del tiempo y no agotarse, algo que por supuesto no sucede con los no renovables que sí se agotan con su uso.

Dentro del grupo de los no renovables nos encontramos con la gasolina, el diésel, el carbón y el gas natural.

Una sociedad compleja e híper poblada como la actual demanda una mayor conciencia en su consumo y un plan anti agotamiento

Las sociedades de la actualidad somos híper complejas y además vivimos en un planeta que dispone de zonas que se encuentran híper pobladas y que por caso demandan de manera incesante la satisfacción de necesidades, que se traduce en consumo de recursos de todo tipo.

Diversos bienes y servicios, energía, son objeto de consumo masivo y esto genera cierta alarma en los gobiernos, en los ambientalistas y en la sociedad más comprometida, que advierte este fenómeno, porque claro, aprecia que los recursos empezarán a agotarse más tarde o más temprano con el ritmo frenético del consumo.

Ante este estado de cosas ha empezado a cobrar fuerza y protagonismo un cambio de paradigma que promueve la utilización de recursos que no se agoten, los populares renovables, porque siguen generándose gracias al ciclo del planeta, y además no resultan contaminantes y nos pueden aportar utilidades símiles a las de las energías clásicas.

Entre los casos más emblemáticos podemos citar los paneles solares que son muy útiles para producir energía solar, los automóviles que se cargan por la energía del sol, los molinos de viento que son una fantástica fuente de energía que puede emplearse a instancias de diversas actividades, entre otros.

Pero lamentablemente no todo es tan simple y la principal desventaja a la cual se enfrentan estos recursos es que su obtención no es tan sencilla y requiere sí o sí de una gran inversión inicial.

Entonces ante este panorama muchos países prefieren invertir en los recursos tradicionales no renovables como el petróleo y el gas y dejen de lado los naturales indicados por esos altos costes.

Todo depende de una decisión política sumada a recursos económicos.

El desarrollo de la tecnología hoy nos permite que estos recursos naturales sean cada vez más eficientes para producir energías, ahora bien, es necesario desarrollar la infraestructura que así lo permita y por supuesto promover su uso entre la población, tareas que sin dudas debe efectuar el gobierno.

 
 
 
Temas en Recursos renovables
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49115 fans
  • Twitter
    2303
  • Google
    453
  •