Definición ABC » Medio Ambiente » Perenne

+

Definición de Perenne

El adjetivo perenne indica que algo perdura a lo largo del tiempo. Si nos referimos a la nieve que se encuentra estable en la cumbre de una montaña, hablaremos de las nieves perennes. También se podría emplear para mencionar una amistad o un amor inquebrantable y muy duradero. En cualquier caso, este adjetivo expresa que una realidad no se deteriora o se marchita con el paso del tiempo.

Etimología y la relación del término con la mitología romana y la cultura celta

Proviene del latín perennis y se forma con el prefijo per y la raíz annus, que quiere decir año. Por lo tanto, atendiendo a su origen, lo perenne es aquello que perdura en el tiempo.

Entre los romanos del mundo antiguo se veneraba a una divinidad conocida con el nombre de Anna Perenna. Esta deidad era honrada durante los idus de marzo, que se correspondían con los primeros quince días de marzo del calendario romano. Durante este periodo se realizaban fiestas y sacrificios en su honor con el propósito de que el año fuera satisfactorio y próspero..

En la cultura celta se fabricaba un adorno en forma de nudo que simbolizaba la idea del amor eterno y la imposibilidad de romper la unión entre los enamorados. Este adorno era conocido como el nudo perenne.

En el ámbito de la botánica

Si bien este adjetivo se puede emplear como sinónimo de eterno, perdurable o imperecedero, se trata de un cultismo que no forma parte del lenguaje cotidiano. Sin embargo, sí es muy común en el mundo de la botánica. En este sentido, las hojas de los árboles pueden ser perennes o caducas.

Los árboles de hoja perenne -o perennifolios- conservan sus hojas durante todo el año, independientemente de los cambios climáticos

De esta manera, en ningún periodo el árbol se queda desnudo de hojas, pues mientras algunas caen otras crecen. Con respecto a la clasificación de estos árboles, pueden ser de hoja ancha o en forma de escama. Entre los ejemplos más conocidos podríamos destacar el limonero, el pino, la encina, el madroño, el naranjo amargo, el eucalipto rojo o la acacia de hojas verdes.

Los árboles que no mantienen sus hojas durante el año son de hoja caduca o caducifolios. Estos árboles tienen varias fases: en primavera empiezan a florecer y sus hojas crecen, en verano están llenos de hojas, en otoño las hojas van cayendo y en invierno se quedan definitivamente sin ellas. Algunos árboles de hoja caduca son el chopo, el almendro, el sauce llorón, el guindo o el castaño.

La distinción entre unos y otros árboles depende de su adaptación al medio natural y de las condiciones climáticas.

Fotos: Fotolia - Kara-Kotsya / majivecka

 
 
 
Temas en Perenne
 

Redes Sociales