Definición ABC » Medio Ambiente » Menta

+

Definición de Menta

Desde el punto de vista de la clasificación como especie vegetal, la menta es considerada como un híbrido, es decir, un cruce entre la hierbabuena y la menta acuática. De manera aproximada, existen unas 25 especies dentro del grupo de la menta, como por ejemplo la hierbabuena, el tomillo y el orégano (todas ellas desprenden una fuerte esencia después de ser molidas).

Esta planta es originaria de la cuenca mediterránea. Se trata de un vegetal comestible con particularidades que la convierten en un condimento muy popular para los chicles, los dulces, para la pasta de dientes y el enjuague bucal, entre otras muchas aplicaciones. En cuanto a su sabor, podríamos decir que es una mezcla entre la clorofila y la pimienta.

Sus propiedades

Esta hierba se puede utilizar en forma de hojas, aceites, infusiones, píldoras o en forma de extracto

La menta tiene un efecto refrescante y a la vez calmante, tanto en el cuerpo como en la mente, lo cual se debe a su alto contenido en mentol (el mentol también se puede obtener de manera sintética). Esta hierba contiene una cantidad significativa de minerales, tales como el manganeso y el cobre y también vitamina C, así como propiedades antioxidantes, antibacterianas y antivirales.

Tanto las hojas frescas como las hojas secas de menta están disponibles en el mercado durante todo el año. Sin embargo, los consumidores prefieren más la forma fresca que la seca.

Con respecto al consumo, se puede disfrutar de una infusión de menta, añadirla a las ensaladas o como complemento de batidos, zumos, salsas o cocktails.

Usos medicinales

Además de un complemento que aporta sabor, también posee un uso medicinal muy diverso. En este sentido, tradicionalmente ha sido empleada en la medicina popular y más recientemente en el ámbito de la aromaterapia. Se ha comprobado que es beneficiosa para combatir el estrés y la fatiga mental. Por otra parte, estimula la relajación muscular y activa la mente.

La menta es muy valorada para la salud bucal, pues impide el crecimiento de bacterias en la boca y de esta manera se evita la caries dental y problemas en las encías. Al mismo tiempo, sirve para combatir el acné y tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Si se producen problemas en la piel como consecuencia de una picada de mosquito, la menta puede calmar el dolor.

En forma de infusión, las hojas de menta son buenas para favorecer la digestión o para aliviar los efectos de una indigestión. También permite disminuir la sensación de náuseas o de mareo.

Fotos: iStock - DebbiSmirnoff / Vishwanath Bhat

 
 
 
Temas en Menta
 

Redes Sociales