Definición ABC » Medio Ambiente » Jícara

+

Definición de Jícara

El fruto del jícaro se obtiene de un árbol conocido popularmente como güira, pero cuya denominación científica es Crescentia Cujete. A partir de la corteza de este fruto se fabrica una vasija llamada jícara que sirve para distintos usos, principalmente para la fabricación de tazas, jarras o azucareras.

Estas piezas son muy populares en algunos territorios mexicanos, como el estado de Tabasco y la península de Yucatán.

Una pieza artesanal

Estas vasijas ya eran fabricadas por los mayas y los aztecas. En la actualidad unos pocos artesanos mantienen la tradición. Su uso está destinado a beber café o chocolate, así como para beber pozol, una bebida espesa elaborada con maíz y cacao que es consumida por algunas comunidades indígenas de México.

Los artesanos que se dedican a esta actividad siembran ellos mismos el fruto del jícaro para luego convertirlo en un recipiente. El proceso de elaboración es laborioso y debe realizarse siguiendo una serie de pasos:

1) después de cortar el fruto hay que dejarlo secar durante tres días y de esta manera se evita la producción de estrias,

2) se procede a cortar el jícaro y se elimina la pulpa de su interior,

3) a partir de ese momento hay que esperar tres meses hasta que se seque definitivamente la corteza del jícaro y

4) con la habilidad del artesano se empieza a manipular la corteza del fruto para convertirlo en una jícara.

Cada una de las piezas incorpora algún símbolo decorativo de la cultura náhuatl (los símbolos empleados aportan una esencia específica a cada recipiente).

Dependiendo de la forma y el color de cada pieza, se pueden barnizar o bien dejarla con un tono natural. El trabajo completo se realiza en una jornada y para ello se emplean herramientas especializadas (para cortar la jícara se usa el arco y la segueta, con unas cucharas se extrae la pulpa y con unos rascadores se pule el interior del recipiente). Todos estos utensilios se vienen empleando desde la antigüedad y no se pueden encontrar en establecimientos convencionales.

Las vasijas tienen una versión distinta, ya que también se fabrican en barro y piedra. Los cronistas españoles de la conquista de México dejaron constancia de esta tradición.

Una pieza muy valorada por los turistas

En sus orígenes el arte de la jícara era un simple entretenimiento. Con el paso del tiempo se ha convertido en un negocio familiar. La originalidad de este producto artesanal es muy apreciada por los turistas nacionales y extranjeros.

Fotos Fotolia

 
 
 
Temas en Jícara
 

Redes Sociales