Definición de Ecología (seres vivos y su ambiente)

1. La ecología es una rama de las ciencias biológicas responsable por el estudio de las conexiones entre los seres vivos y el medio que los rodea.

Etimología: Influenciado por el alemán Ökologie, de Oecologie, atribuido a Ernst Haeckel (1834-1919) por su trabajo Generelle Morphologie, de 1866. Constituido a partir del prefijo eco-, con raíz en la forma del griego οἰκο- (oiko-), en cuanto ‘casa’, ‘medio’, ‘espacio donde vive’, y el sufijo -logía, sobre el griego -λογία (-logía) que atribuye carácter de ciencia, estudio, de λόγος (lógos), en cuanto ‘principios’, ‘razón’.

Cat. gramatical: Sustantivo fem.
En sílabas: e-co-lo-gí-a.

Ecología (seres vivos y su ambiente)

David Alercia | Sept. 2022
Lic. en Biología

Enfocándonos estrictamente en el uso científico de la palabra ecología, designa a una disciplina dentro de las ciencias de la vida que se ocupa de estudiar las relaciones de los organismos vivos con su ambiente (y desde luego, con otras formas de vida), cuyas asociaciones pueden ser positivas o negativas, desempeñándose en función del equilibrio de los sistemas ecológicos. Por ejemplo, si uno observa la relación que existe entre el león y una gacela, o entre los humanos y sus piojos y parásitos, se identifican efectos negativos, donde, por lo general, la gacela acaba muerta y el humano, enfermo, pero paralelamente son necesarias para la supervivencia de los leones y de los parásitos. Quizás, si el león no se comiera a las gacelas, la población de ellas crecería mucho más allá de los recursos disponibles, llevando a la población al colapso por sobrepoblación.

En los tiempos que corren, la palabra ecología está en boca de todos y, usualmente, se la relaciona con la naturaleza y el cuidado del medio ambiente. Es una ciencia de más de 200 años de antigüedad, cuyo uso moderno no siempre guarda relación con la ciencia ecológica o sus distintas ramas.

El equilibrio ecológico: un concepto clave

Los organismos vivos, ya sea apenas uno o una población, junto a su entorno y a la red de relaciones que se constituyen, establecen un sistema, el sistema ecológico (el famoso ecosistema). Un sistema, desde el punto de vista de la ingeniería, es una serie de partes que trabajan juntas para funcionar de una manera y no de otra: por ejemplo, una computadora tiene una serie de componentes que trabajan juntos para entregar un resultado esperado; ese es el punto de funcionamiento estable del sistema. Cuando un componente comienza a funcionar de otra manera, afecta al equilibrio del sistema, originando un cambio que lo desvía del funcionamiento estable. Llevando este concepto al sistema ecológico, podemos decir que estos sistemas tienen un punto de equilibrio, en donde tienen una estabilidad, que no es ni buena ni mala por sí misma, solo es un punto de equilibrio estable.

Cuando ocurre un cambio en algún componente del ecosistema, ese equilibrio puede llegar a romperse, sacando al sistema del punto de estabilidad y desencadenando cambios en el funcionamiento de los otros componentes para volver al punto de equilibrio anterior o ir hacía un nuevo punto de equilibrio. Estas “correcciones de desequilibrios”, que en palabras suena muy bonito y hasta romántico, pueden ser realmente traumáticas o aún devastadoras. La sobrepoblación de cualquier especie por lo general ocasiona problemas de acceso a los alimentos, enfermedades debidas al hacinamiento, a la desnutrición y la proliferación de parásitos que, al final del día, aumentan la mortalidad de esa población, a veces generando muertes en masa que llevan al sistema a corregir ese desequilibrio (si te suena a pandemia, no es casualidad). La deforestación ocasiona desequilibrios que pueden traducirse en grandes inundaciones, por ejemplo. En nuestro ejemplo de los leones y gacelas, si los leones desaparecieran, la población de gacelas aumentaría, quizá demasiado y comenzarían a morir por otras razones. En realidad, las cosas nunca son tan simples como en estos casos, pero sirven para ilustrar este principio básico del funcionamiento de los sistemas ecológicos.

Ecología y ecologismo

Mantener los equilibrios ecológicos, a veces, implica que algunos mueran. Esa es una diferencia fundamental entre los enfoques ecológicos y los enfoques ecologistas. El ecologismo suele perseguir la conservación de la naturaleza sin tener mucho en cuenta las cuestiones ecológicas. Un manejo ecológico, sin embargo, tiene en cuenta aspectos ecológicos.

Por ejemplo, existen incendios de origen natural y otros provocados intencionalmente. En este último caso, en un marco controlado, puede trabajarse en bosques que lo necesitan a fin de mantener su equilibrio. El fuego mata los árboles viejos y permite que germinen nuevos. Un enfoque ecologista sería impedir a toda costa que esos bosques se incendien independientemente de las causas y modos que lo originan. Un enfoque ecológico de esta problemática implica tener en cuenta que la regeneración de los bosques depende de los incendios e incendiar (por profesionales y bajo control) sectores de bosque para mantener el equilibrio ecológico. Esto ocurre en muchas áreas protegidas del mundo, no es posible incendiar un ecosistema sin matar seres vivos, pero a largo plazo, es la mejor decisión para conservar el ecosistema tal como está (si el régimen de fuego desaparece, el ecosistema entrará en una fase de desequilibrio y cambiará hacía otro equilibrio). En ecología, nada es bueno o malo por sí mismo, incluso catástrofes como los incendios pueden ser necesarios en “dosis” controladas; por lo que todo merece un profundo análisis en contexto.

Disciplinas dentro de la ecología

Ecología de comunidades y ecosistemas: estudia la dinámica de los sistemas ecológicos, su funcionamiento en equilibrio y se pregunta cómo responde cada uno de esos sistemas a un desequilibrio.

Ecología de poblaciones: estudia la dinámica de las poblaciones de seres vivos, en cuanto convivencia de un conjunto de miembros de una especie. Por extensión, en la ecología de las poblaciones se incluye el estudio de la ecología de las especies.

Ecología humana: con alguno de los ejemplos, hemos querido mostrar que la población humana es parte de un sistema ecológico, es una de las tantas especies que forman parte de él. La ecología humana trata de entender el efecto de las poblaciones humanas sobre el medio en el que viven, y sus relaciones con las otras especies.

Ecología marina: comprende el conjunto de disciplinas de la ecología aplicado a ambientes marinos.

Los retos de la ecología

La ecología es una ciencia más viva que nunca. Los ambientes urbanos, los campos de cultivo, las granjas son también sistemas ecológicos; el bienestar de la humanidad depende de la buena salud de estos sistemas.

Como especie, tenemos el dudoso honor de haber provocado o acelerado desequilibrios ecológicos a nivel global: introducción de especies exóticas, distintas formas y grados de contaminación, abusos de los recursos naturales, impacto ambiental, disminución a nivel de biodiversidad, y una serie de factores que desencadenan cambios climáticos. En este contexto, el conocimiento ecológico sobre los sistemas ecológicos presentes en nuestro mundo puede ayudarnos a pensar planes de acción que eviten profundizar los desequilibrios existentes, crear nuevos y enmendar algunos daños.

El mundo está cambiando rápidamente, los desequilibrios se multiplican y nuestro propio ambiente se ve degradado, con lo que la ecología tiene todavía muchas preguntas (urgentes) a las que aportar algunas respuestas.

 
 
 
 
Por: David Alercia. Licenciado en Biología por la Universidad Nacional de Córdoba, especializado en gestión ambiental, y trabaja en turismo científico.
Art. actualizado: Sept. 2022; sobre el original de octubre, 2008.
X

Alercia, D. (Sept. 2022). Definición de Ecología (seres vivos y su ambiente). Definición ABC. Desde https://www.definicionabc.com/medio-ambiente/ecologia.php
 

Referencias

Ricklefs, R., 2001. Invitación a la Ecología: La Economía de la Naturaleza. 4ª ed. Madrid [etc.]: Panamericana.
 

Ahora en Medio Ambiente

 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z