Definición ABC » Medio Ambiente » Detritívoro

+

Definición de Detritívoro

Un ser vivo es detritívoro cuando su alimentación se basa en el consumo de detritos, es decir, materia orgánica en descomposición. Estos seres, también llamados saprófagos o detritófagos, conforman una parte relevante de los ecosistemas porque contribuyen a la descomposición y al reciclado de nutrientes.

Entre aquellos que tienen este tipo de alimentación encontramos a los escarabajos, las lombrices, los cangrejos, las moscas, las estrellas de mar o los hongos. Por lo tanto, esta forma de alimentarse se da tanto en vertebrados como en invertebrados.

En cualquier caso, los detritívoros cumplen un rol ecológico, ya que contribuyen a destruir la materia orgánica descompuesta en los distintos ecosistemas. Si tomamos como referencia la alimentación del escarabajo, se basa fundamentalmente de excrementos de otros animales, larvas de otros insectos o animales muertos.

Hay que indicar que la comida en descomposición es el resultado de una serie de factores: el clima, el oxígeno, los niveles de humedad o la presencia de parásitos en los alimentos.

No debe confundirse la alimentación de los detritívoros con la de los animales carroñeros

A primera vista, los animales carroñeros o necrófagos se alimentan de detritos. Sin embargo, no se consideran detritívoros por una razón: la materia orgánica muerta con la que se alimentan se encuentra en un estado inicial de descomposición.

Los humanos no somos detritívoros porque los alimentos en descomposición tienen efectos nocivos para nuestra salud

Como especie somos animales omnívoros, ya que nuestra alimentación es una combinación de sustancias animales y vegetales. En este sentido, no somos seres detritívoros ya que nuestro organismo no está acostumbrado a ingerir sustancias en descomposición. Si lo hiciéramos nuestra salud se resentiría con algún problema de estómago, diarrea, náuseas o incluso la muerte.

Los seres vivos se pueden clasificar según su alimentación

Los llamados animales carnívoros son, lógicamente, aquellos que consumen carne de otros animales, como el león, la hiena, el lobo, la pantera o el tiburón.

Los herbívoros se alimentan de plantas, como frutos, hojas o cortezas, tal y como ocurre con el conejo, la iguana, el elefante, la vaca o la jirafa.

Los omnívoros comen tanto plantas, como hongos y otros animales y entre ellos podemos destacar a los humanos, el cerdo, el avestruz, el chimpancé, la gaviota o el cuervo.

Fotos: Fotolia - Juan Pablo Fuentes S / Whitcomberd

 
 
 
Temas en Detritívoro
 

Redes Sociales