Definición ABC » Medio Ambiente » Cierzo

+

Definición de Cierzo

El término cierzo designa un tipo de viento, especialmente popular entre los habitantes de Aragón en España. Este viento, también conocido como regañón, mistral o gallego, es tan frecuente que la ciudad de Zaragoza, la capital de Aragón, es conocida como la ciudad del viento.

La palabra Cierzo viene del latín, concretamente de Caecius, una divinidad de la mitología romana asociada con el viento del noroeste.

Características y curiosidades

Es un viento racheado frío y seco que proviene del noroeste. Los meteorólogos afirman que el componente frío proviene del norte de la península y el componente seco se produce por la cercanía de la región desértica de los Monegros. En cualquier caso, el cierzo produce un efecto embudo que, a su vez, genera fuertes rachas ventosas.

Este viento no es estacional y de hecho se presenta en cualquier momento del año. En ocasiones el azote del aire es tan intenso que se llegan a superar los 130 kilómetros por hora. Como consecuencia de su intensa fuerza se produce una bajada de temperatura.

Las consecuencias del viento son muy diversas, pues provoca caídas de ramas y árboles, portazos, ventanas que se zarandean y toldos que se caen. Como es lógico, su presencia resulta muy incómoda para los peatones.

A pesar de los evidentes inconvenientes que provoca el cierzo, hay algunas ventajas

En primer lugar, su empuje favorece la eliminación de la contaminación atmosférica. Por otro lado, gracias a su fuerza la comunidad de Aragón tiene una alta producción de energía eólica. Por último, en los días calurosos de verano la sensación térmica disminuye por el efecto del Cierzo.

Los habitantes de Zaragoza son conocidos popularmente como cheposos, es decir, personas que van inclinadas y su espalda se encorva provocando una chepa. Este calificativo está relacionado con el la fuerza del cierzo, pues su intensidad es lo que hace que los zaragozanos sean denominados cheposos.

¿Cómo afecta al cierzo al estado de ánimo y a la salud?

Su presencia es especialmente molesta, pues va acompañada de un ruido intenso y desagradable. En este sentido, afecta negativamente a las personas que son sensibles a los cambios de tiempo. Así mismo, en ocasiones hay personas que sufren dolor de cabeza e intranquilidad.

En los días con un fuerte cierzo las urgencias oftalmológicas se incrementan notablemente. Al mismo tiempo, hay un aumento de algunos problemas dermatológicos, ya que la fuerza del viento deshidrata la piel.

Foto: Fotolia - John Takai

 
 
 
Temas en Cierzo
 

Redes Sociales