Definición de Bacterias

De manera general, las bacterias son los organismos más pequeños en nuestro planeta, pues no superan el micrómetro de ancho. Muchas especies que tienen forma de bastón pueden tener solo algunos micrómetros de largo. Cuentan con los aspectos generales de cualquier otra célula, ADN, proteínas, una membrana plasmática que le da forma e individualidad, un citoplasma donde tiene disueltas moléculas orgánicas que le permiten crecer, reproducirse, alimentarse, darse mantenimiento y desechar sustancias.

Rodrigo Arredondo Fernández | Dic. 2022
Lic. en Biología

Las bacterias tienen una distintiva diversidad morfológica, en general pueden tener forma de espiroqueta, espirilos, de bastón, esféricas y pedunculadas, así como pueden estar separadas en individuos o en grupos formando racimos o cadenas. Muchas especies de bacterias tienen una “armadura” conocida como pared celular que rodea la membrana plasmática. Está hecha de un polímero llamado peptidoglicano, que es la unión de péptidos y azúcares.

También, es común encontrar una cápsula pegajosa que les ayuda para adherirse a superficies como rocas, plantas, carne, etc.; también las protege de toxinas y depredadores.

Algunas cuentan con uno o más flagelos, que son estructuras delgadas que son usadas para moverse en medios líquidos.

La comunicación entre las bacterias ha sido vital para su sobrevivencia en nuestro planeta, para ello tienen estructura anclada en la pared celular que les sirve para conectarse con otras bacterias y así compartir información genética.

Así mismo, las bacterias tienen un único cromosoma, una molécula de ADN circular acompañado de miles de ribosomas que se encargan de construir las proteínas que necesitan para vivir.

La información que reciben de otras bacterias se guarda también en el citoplasma en forma de plásmidos, pequeñas moléculas circulares que llevan genes capaces de darles ventajas, como la resistencia a los antibióticos.

Nuestro planeta tiene una larga historia desde su origen hace más de 4.500 millones de años. Los primeros seres vivos surgieron alrededor de hace 3.800 millones de años, los procariontes y a partir de ellos la vida evolucionó y se diversificó hasta lo que conocemos en la actualidad.

Importancia biológica, diversidad metabólica y su desempeño en los ecosistemas

Los procariontes, bacterias y arqueas han moldeado las condiciones del planeta, por ejemplos, hace 3500 millones de años, la cantidad de oxígeno en la Tierra era muy baja en el aire, los seres vivos obtenían carbono del CO2 que abundaba y la energía la sacaban de otros compuestos inorgánicos. Es entonces que una vía metabólica surgida de las bacterias fue la fotosíntesis de las cuales, las cianobacterias realizan una fotosíntesis muy parecida a la que desarrollan las plantas hoy en día. Fueron muy abundantes en el planeta y aumentaron la cantidad de oxígeno en el agua y en la atmósfera, presionando a muchos otros organismos para que se adaptaran dando lugar a la respiración aerobia, que ocupa el oxígeno para obtener energía. Además de la fotosíntesis, las bacterias pueden contar con distintas formas de obtener energía, por ejemplo:

Quimiolitotrofia: Hay bacterias que hacen su propio alimento a partir de compuestos de azufre, las bacterias del azufre como el sulfuro de hidrógeno, muy común donde hay actividad volcánica, aunque también es producto de la industria metalúrgica y minera.

Otras lo hacen del hidrógeno, el fosfito, amonio o nitrito. Estas son muy importantes para la agricultura, pues les permiten a las plantas aprovechar el nitrógeno para la construcción de sus proteínas.

Este tipo de metabolismo mantiene funcionando los ecosistemas, pues permiten que esos compuestos inorgánicos que contienen estos elementos, sean transformados en otros productos químicos para ser aprovechados por el resto de los seres vivos. Incluso, se llegan a ocupar para eliminar contaminantes de agua y suelo, una herramienta biotecnológica que se ocupa en la minería y la biorremediación.

Fermentaciones: En condiciones donde no hay oxigeno, la fermentación es una forma de aprovechar a los compuestos orgánicos para obtener energía transformándolos en el proceso. Este tipo de metabolismo ha sido muy importante para la humanidad, pues al aprender a seleccionar los “alimentos” para estos microorganismos y las condiciones alimentarias, sin saber que esos microorganismos existían, dieron origen a muchos alimentos, como el pan, la cerveza, el vino, quesos, yogurt, entre otros muchos más. En las fermentaciones más comunes se produce ácido láctico que es lo que da el sabor ácido a los yogures, gracias a bacterias acido lácticas del género Lactobacillus.

Clasificación

Proteobacterias: Es el grupo más extenso y metabólicamente diverso, por lo que se subdivide en 6 grupos conocidas como Beta-, Gamma-, Delta-, Epsilon- y Zetaproteobacteria.

Actinobacteria: Contiene a bacterias grampositivas del suelo, algunas fermentadoras y algunas otras de importancia médica.

Bacterioidetes: Contiene a bacterias gamnegativas que no forman esporas y con capacidad de movimiento. La mayoría son anaerobios obligados que hacen fermentaciones, algunas otras son comunes del tracto digestivo de animales.

Chlamydiae: Contiene pequeños parásitos de células eucariotas y causantes de enfermedades.

Existen millones de especies y por mucho tiempo, el humano solo le puso atención a aquellas asociadas a enfermedades, algunas leves y otras aterradoras. Algo que dejó de preocuparnos cuando se inventaron los antibióticos, sin embargo, hay una nueva amenaza en el horizonte, pues estos seres tienen una asombrosa capacidad de adaptación, y han evolucionado hasta resistir a la mayoría de los fármacos producidos hasta ahora.

 
 
 
 
Por: Rodrigo Arredondo Fernández. Licenciado en biología, de la UNAM. Experiencia en la participación en investigaciones sobre la microbiología de alimentos fermentados tradicionales.
Art. actualizado: Dic. 2022; sobre el original de marzo, 2009.
X

Arredondo Fernández, R. (Dic. 2022). Definición de Bacterias. Definición ABC. Desde https://www.definicionabc.com/medio-ambiente/bacterias.php
 

Referencias

Madigan, T., Martinko, J. M., Bender, K. S., Buckley, D. H. & Stahl, D. A. (2015). BROCK. Biología de los microorganismos. Pearson Educación, S.A.
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z