Medio Ambiente » Alud

Definición de Alud

En español alud y avalancha son términos sinónimos. En cualquier caso, se trata de un fenómeno natural relacionado con la nieve. Consiste en que una gran masa de nieve se va desplazando a gran velocidad desde una posición elevada en la montaña en dirección hacia abajo.

El volumen de nieve es considerable y esto hace que el alud sea un peligro, pues puede derrumbar árboles, derribar casas o cubrir de nieve poblaciones enteras.

Si no se adoptan las medidas preventivas oportunas, la fuerza del alud puede provocar víctimas. Si bien el alud o avalancha de nieve es el más común, también se produce cuando el lodo de la montaña se convierte en una fuerza arrolladora.

¿Cómo se produce un alud de nieve y cómo hay que reaccionar?

Si la nieve que se acumula en las montañas permanece estable, no existe ningún peligro. No obstante, es relativamente frecuente que el volumen excesivo de nieve en las zonas inclinadas produzca un desequilibrio que altere la cohesión de la nieve. Cuando tiene lugar dicho desequilibrio se desencadena el alud, el cual también puede originarse por las abundantes lluvias o por el intenso viento.

Los montañeros y senderistas que frecuentan las zonas montañosas tienen que extremar las precauciones y prevenir posibles aludes de nieve. En primer lugar, es necesario informarse sobre la situación meteorológica antes de iniciar la jornada. Además, hay que conocer el dato relacionado con el riesgo de aludes (la mayoría de escalas van del 1 al 5, siendo el 5 el máximo nivel de riesgo). Es conveniente no salir a la montaña durante las horas de máxima exposición solar, ya que la acción del calor puede derretir la nieve y desencadenar un alud.

Quienes frecuentan las zonas de montaña suelen tener una formación específica sobre la prevención de aludes. En el caso de que un alud vaya en la dirección de los montañeros, hay que salir de esa trayectoria de la nieve lo antes posible y para ello es aconsejable desprenderse de los esquís o raquetas, pues estos elementos actúan como ancla.

Aludes de lodo

En este caso, las lluvias abundantes juegan un papel fundamental, ya que el exceso de agua sobre la montaña hace que el suelo se sature de agua y la tierra pierde estabilidad y firmeza. Como consecuencia de ello, la tierra se va desplazando en forma de lodo. Así mismo, el deshielo de las cumbres montañosas es otro de los factores que desencadenan este tipo de fenómenos.

Los aludes de lodo son lógicamente peligrosos para los cultivos y para las poblaciones ubicadas en las laderas montañosas. Por otra parte, algunos territorios con frecuentes aludes de lodo acaban teniendo un problema de deforestación. Para combatir esta situación hay dos estrategias básicas: la reforestación extensiva de las zonas de montaña y la construcción de obras de ingeniería que sirvan de freno a los aludes.

Foto: Fotolia - Darwel

 
 
Autor: Javier Navarro | Sitio: Definición ABC | Fecha: marzo. 2018 | URL: https://www.definicionabc.com/medio-ambiente/alud.php
 
Temas en Alud
 

Redes Sociales