Definición ABC » Historia » Utilitarismo

+

Definición de Utilitarismo

En el ámbito de la filosofía existen distintos planteamientos o doctrinas éticas. En todas ellas hay una reflexión sobre la idea de bien y de felicidad. El utilitarismo es una propuesta ética que se desarrolló en Inglaterra en el siglo XVlll y XlX y cuyos máximos representantes fueron Jeremy Bentham y, especialmente, John Stuart Mill.

En la ética utilitarista prevalece el interés de la mayoría

Para los filósofos utilitaristas una acción es buena o mala en función de sus consecuencias y no por lo que sea en sí misma. En otras palabras, algo es bueno si es útil. De esta manera, una mentira no es algo necesariamente malo éticamente, sino que dependerá de las consecuencias que genera.

La ética utilitarista se plantea con una finalidad. Esto quiere decir, que las acciones son juzgadas por el fin que tienen y los resultados de la acciones.

Para el utilitarismo lo relevante de las consecuencias de las acciones es la felicidad o la infelicidad que producen. Por otro lado, la felicidad es entendida como la búsqueda del placer y la ausencia de dolor.

Los utilitaristas acuñaron el concepto de principio de utilidad. Según el mismo, se trata de proporcionar el mayor bien posible a la mayor cantidad de personas. De esta manera, si una acción me beneficia exclusivamente a mí, pero perjudica a los demás, no se podría afirmar que se trate de algo auténticamente útil. Esto implica que la bondad de una acción no debe entenderse desde la perspectiva individual sino desde el interés de la colectividad.

El utilitarismo pretende establecer un criterio para el bienestar general de la sociedad. Por este motivo, la felicidad del individuo se encuentra en un segundo plano, ya que lo importante es la felicidad del mayor número posible de personas.

La ética utilitarista es igualitarista

Imaginemos que tres personas viven en una isla desierta. Si uno de ellos consigue comida, según el principio de utilidad solo actuará bondadosamente si reparte la comida en partes iguales. Con este ejemplo se ilustra una idea básica del utilitarismo: la felicidad y el bien de la mayoría debe estar por encima del interés personal.

Contra el utilitarismo

Otros planteamientos éticos se oponen a las tesis de los utilitaristas. Kant considera que las normas son correctas independientemente de las consecuencias que tengan.

Según Kant, actuamos correctamente cuando nuestras acciones se rigen por el sentido del deber, lo que es conocido como el imperativo categórico. En este contexto, el principio del imperativo categórico sostiene que una acción es moralmente buena si es deseable que todo el mundo adopte esa misma acción moral.

Fotos: Fotolia - rolffimages

 
 
 
Temas en Utilitarismo
 

Redes Sociales