Definición ABC » Historia » Teleología

+

Definición de Teleología

El término que analizamos viene del griego y está formado por el vocablo telos, que quiere decir finalidad, y el vocablo logía, que significa ciencia o conocimiento. Así, esta disciplina es aquella que se ocupa de los fines de las cosas y no de las causas que las producen.

El origen se encuentra en la filosofía griega, especialmente en la idea de causalidad en Aristóteles

Para Anaxágoras el Nous es una inteligencia que pone orden en la realidad. Dicha inteligencia actúa con un proyecto determinado, es decir, con un fin. Por otra parte, para Platón los conceptos de idea y de forma deben entenderse en un sentido teleológico, ya que representan modelos que sirven a unos fines concretos.

Aristóteles analizó la idea de causa y en este sentido sostuvo que existen cuatro posibles causas:

1) La causa material es aquella que indica de qué materia está hecho algo.

2) La causa formal es la que expresa el elemento universal de algo.

La materia y la forma conforman las causas internas de algo, por ejemplo un ser vivo. Todo ser vivo está formado por una serie de características de tipo material y por unas formas que son comunes a todos los individuos de una especie.

3) La causa eficiente es aquella que permite la existencia de algo o el movimiento de algo. Así, un ser humano con una materia y una forma necesita de una causa previa para existir, en este caso de sus progenitores.

4) La causa final hace referencia al objetivo o propósito de algo. Para Aristóteles esta causa era la primera, pues es la que determina las otras causas ya mencionadas.

La causa eficiente y final constituyen la dimensión externa de algo, ya que no se encuentran en el propio ser sino fuera del mismo.

La teleología aristotélica marcó el rumbo de la ciencia durante siglos

Los planteamientos filosóficos de Aristóteles tuvieron un gran impacto en el conjunto del saber del mundo antiguo y medieval. Hasta la revolución copernicana la ciencia en su conjunto se guiaba por las cuatro causas aristotélicas. Y entre ellas, la causa final tenía un valor singular, ya que se entendía que todo lo que existe está sujeto a una finalidad intrínseca.

La ciencia renacentista introdujo un nuevo enfoque en el que ya no era relevante conocer el para qué de algo sino el porqué.

Un tipo de explicación muy extendido popularmente

La idea de que todo tiene una finalidad determinada se encuentra muy arraigada en los esquemas mentales de mucha gente.

Al creer que todo tiene un telos, consideramos que aquello que nos ocurre tiene un propósito o fin. De esta manera, interpretamos que los acontecimientos que nos rodean y que nos afectan son el resultado de alguna intencionalidad de carácter teleológico.

Foto Fotolia: olenka758

 
 
 
Temas en Teleología
 

Redes Sociales