Historia » Tartessos y su Civilización

Definición de Tartessos y su Civilización

Hay civilizaciones que, por uno u otro motivo, han pasado a formar parte de algo más que puramente la historia, para entrar en parte o de lleno en el terreno de la leyenda. Este es e caso de Tartessos y su civilización, que muchos identifican con la mitológica Atlántida.

Se desconoce con seguridad la ubicación de la civilización tartésica, identificada por los griegos como la primera de Occidente y muy avanzada, que habría nacido en el bronce tardío y la primera edad del hierro.

Al respecto de dónde podríamos encontrar sus restos, la opción más probable es el actual sur de España (oeste de Andalucía y Extremadura), alrededor del río Guadalquivir, el cual en la antigüedad podría haberse denominado, precisamente, río Tartessos.

No obstante, su ubicación varía según los autores, ya sea ligeramente (tomando, por ejemplo, parte del actual Algarve portugués), hasta la desembocadura del río Ebro, tomando parte de Cataluña, Aragón, y Valencia.

Sabemos de Tartessos gracias al historiador griego Herodoto, que habla de las grandes riquezas que acumulaba dicha civilización.

Herodoto es considerado “el padre de la historia”, ya que fue el primero en sistematizar el estudio de esta disciplina, y aunque su método incorpora relatos legendarios y fuentes no fiables a los ojos de los historiadores modernos, fue muy avanzado para su época, y muchas veces viajó él mismo para trabajar e investigar in situ.

Algunos estudiosos también han querido ver referencias en la Biblia a Tartessos, concretamente con el nombre de Tarsis, pero hay quienes opinan que la tal Tarsis corresponde a la actual Aqaba, en la península del Sinaí.

Los tartésicos fueron contemporáneos de los primeros establecimientos fenicios en el sur de la Península Ibérica.

Los fenicios fueron un pueblo que comerció por todo el Mediterráneo, rivalizaron con los griegos y acabaron siendo absorbidos por el Imperio Persa. Cuando llegaron a la Península Ibérica, probablemente la civilización tartésica ya se encontraba plenamente desarrollada, pero la influencia fenicia pudo haber propiciado cambios sociales, más o menos profundos según la opinión de los autores que lo explican.

Los restos de esta cultura son escasos y no han sido completamente descifrados.

Así, por ejemplo, de su escritura sólo nos han llegado algunas estelas y lápidas, con una grafía similar a la ibérica, pero que no han podido ser descifradas todavía por tratarse de un idioma desconocido. Nos falta una “piedra de Rosetta” para esta misteriosa lengua.

En algunas referencias se habla de la capital de la cultura como Tartessos (de ahí, de hecho, procedería el nombre de dicha cultura), pero el emplazamiento exacto de dicha ciudad no ha podido ser identificado, aunque se han llegado a identificar otros asentamientos como posiblemente ligados a dicha cultura.

No obstante, todo son conjeturas, y los expertos no se atreven a afirmar categóricamente que ninguno de los establecimientos hallados corresponda a la cultura tartésica. Incluso se habla de una fundación tartésica de la actual Sevilla, una de las ciudades más importantes de España.

El fin de Tartessos es abrupto y misterioso: a mediados del siglo VI a.C. simplemente desaparecen las referencias a esta cultura.

¿Fue Tartessos el fruto de la confusión de varios autores sobre un pueblo íbero que recibió influencias de la cultura fenicia? ¿Fue una simple leyenda? ¿O una cultura local de la que, por misteriosos motivos, no hemos podido encontrar aún muchos restos?

Algunos han querido ver en este misterio una encarnación de la Atlántida platónica.

El pasado es, muchas veces, un misterio que no hemos podido aún desentrañar, y que es posible que no podamos lograrlo nunca. Espero tener que modificar pronto este artículo gracias al descubrimiento de nuevas evidencias.

Foto: Fotolia - Denis

 
 
Autor: Guillem Alsina González | Sitio: Definición ABC | Fecha: agosto. 2018 | URL: https://www.definicionabc.com/historia/tartessos-civilizacion.php
 
 

Redes Sociales