Historia » Suplicio

Definición de Suplicio

SuplicioEtimológicamente suplicio proviene del latín supplicium y que a su vez deriva de supplex, supplicis, que significa suplicante. En su origen el supplicium era un tipo de sacrificio que se realizaba a un animal con el propósito de agradar a los dioses. Este significado originario fue evolucionando y la palabra suplicio adquirió dos nuevas acepciones: como una forma de tortura y como sufrimiento moral

El suplicio y la tortura

La tortura es una forma extrema de castigar a alguien por algún delito. A lo largo de la historia ha habido y todavía hay mecanismos de tortura muy diversos. Algunas torturas tienen el propósito de ejecutar directamente al delincuente y otras tienen el objetivo de obtener algún tipo de información. En cualquiera de las dos circunstancias, la víctima puede tener una actitud suplicante y, en consecuencia, delatar a sus colaboradores o expresar arrepentimiento por sus acciones.

La palabra suplicio se ha utilizado a menudo como un eufemismo para no hablar directamente de métodos de tortura

Algunos de los suplicios o torturas más brutales han sido la sierra, el potro, el aplastacabezas, las jaulas colgantes, la rueda o la doncella de hierro. Estos procedimientos se han utilizado para doblegar el ánimo de la víctima y provocar el máximo dolor a delincuentes, herejes y brujas.

El suplicio está asociado a la tortura y a la humillación del ser humano. El suplicio de Jesús en la cruz es el más conocido, pero no hay que olvidar a los mártires del cristianismo, el suplicio de Prometeo en la mitología griega o los tormentos a los que fue sometido Cuauhtémoc, el último gobernante del pueblo mexica antes de la llegada del ejército de Hernán Cortés.

El suplicio y el sufrimiento moral

Se dice que una persona está pasando por un suplicio cuando vive una situación atormentada y de gran sufrimiento anímico. Por lo tanto, el suplicio debe entenderse como una manifestación extrema de angustia provocada por una situación dolorosa.

Hay que indicar que para referirnos al sufrimiento espiritual o anímico utilizamos términos como ansiedad, angustia, calvario, congoja o tormento. Estas palabras indican que hay un dolor profundo, un sufrimiento que puede ser más intenso que el dolor físico.

Si bien la palabra suplicio debe usarse para comunicar un intenso dolor moral, en ocasiones se produce una deformación del término y un uso indebido del mismo. Así, si algo resulta difícil o trabajoso no deberíamos decir que es un suplicio. Por lo tanto la exclamación "¡esto es un suplicio!" solamente debe utilizarse cuando verdaderamente hay un sentimiento de profundo dolor.

Fotos: iStock - Baris Muratoglu / djedzura

 
 
Autor: Javier Navarro | Sitio: Definición ABC | Fecha: junio. 2016 | URL: https://www.definicionabc.com/historia/suplicio.php
 
 

Redes Sociales