Definición ABC » Historia » Súbdito

+

Definición de Súbdito

Se llama súbdito a aquel individuo que se encuentra sujeto a la autoridad de un superior y por tanto tiene la obligación de obedecerlo en cada una de sus exigencias. “El monarca exigió a sus súbditos que lo acompañen en el restablecimiento del orden de la nación.”

Persona que debe obedecer a una autoridad superior o habitante respecto de las autoridades gobernantes de su territorio

Y por otra parte, el término también se emplea para denominar al ciudadano de una nación x, que como tal, debe someterse a las decisiones de las autoridades políticas.
El gran arma a favor de la presidenta es la locuacidad con la cual consigue ganarse el cariño de sus súbditos.”

Ahora bien, debemos decir que el súbdito no es un esclavo, pero sí deberá respetar a rajatabla las decisiones y las órdenes que emanen de su superior, y dispondrá solamente de los derechos que la autoridad le brinde sin poder reclamar nada más que lo que se le da.

Diferencias entre súbdito y ciudadano

Para evitar recurrentes confusiones entre los términos será preciso destacar las diferencias entre súbdito y ciudadano, porque ambos no son sinónimos de ninguna manera.

Ser súbdito implica una situación jurídica contraída de por vida por la cual una persona dependerá del estado durante toda su existencia, y con un limitado ejercicio de los derechos civiles y políticos. En cambio, el ciudadano mantiene un vínculo más libre con el estado, ya que goza de diversos derechos, y por supuesto también obligaciones que le demanda su estatus quo.

La Revolución Francesa hace nacer al ciudadano y olvidar el súbdito que obedecía todo en el Antiguo Régimen

Tras el triunfo de la Revolución Francesa surge el carácter de ciudadano y pasará a quedar en el olvido el de súbdito.

Por tanto, es que el término súbdito presentaba un uso más común en la antigüedad que hoy día, porque no solamente existía una concepción totalmente diferente del estado que así lo hacía, sino también porque los derechos que tenían los seres humanos en comparación con la actualidad eran muchos menos.

Antiguamente, el monarca era el máximo jefe y titular de todos los derechos de una Nación y los súbditos simplemente objetos de éste, no habían logrado la entidad de sujetos que les llegaría más tarde gracias a la proclamación de diversos derechos.

Este estado de cosas recién descripto se dio a instancias del llamado Antiguo Régimen, o Absolutismo monárquico, que gobernó y reinó a varias naciones europeas desde la Edad Media y hasta que la Revolución Francesa, sucedida en el año 1789, e influida por las ideas del movimiento de la Ilustración, terminaron por animar y desterrar progresivamente este sistema político y se daría paso a la República, la democracia y la división de poderes, todas cuestiones que implicaban mayores libertades individuales y la salida de un estado opresivo.

El Rey, a instancias del absolutismo monárquico concentraba todo el poder en sus manos y se consideraba que procedía directamente de la divinidad que lo avalaba y depositaba en él para que gobierno según le plazca.
Como consecuencia eran arbitrarios, limitaban las libertades individuales de sus súbditos, especialmente de aquellos que los contradecían, y que por caso debían muchas veces sufrir persecuciones, prisión y hasta la muerte.

En el específico caso de Francia, la desigualdad reinaba en estos tiempos, siendo los estamentos del clero y la nobleza quienes gozaban de los privilegios y los derechos, en detrimento absoluto del tercer estado, conformado por el resto de la población, quienes no solamente padecían opresión sino también no disponían de la posibilidad de opinar o participar en las decisiones políticas.

Como consecuencia, es que este estamento fue el que más apoyó a los revolucionarios, porque claro, implicaba salir de las sombras y de la exclusión, y poder a partir de la implementación de otro sistema político, más democrático, tener una participación adecuada y como merecían, equilibrada, e igual al resto de los estamentos.

 
 
 
Temas en Súbdito
 

Redes Sociales