Historia » República Democrática Alemana

Definición de República Democrática Alemana

Una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, Alemania perdía territorios en favor de sus vecinos (como casi toda Prusia a manos de Polacos y una parte de los Soviéticos), y lo que quedaba era dividido, bajo estatus de ocupación, entre las cuatro grandes potencias vencedoras: Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, y la URSS.

No obstante, esta Alemania dividida sufriría los avatares de la historia, y lo que esta deparaba era el enfrentamiento entre un bloque occidental y capitalista, liderado por los Estados Unidos, y un bloque oriental y comunista, liderado por la URSS. Alemania, ya dividida, vería continuada esta división a raíz de la Guerra Fría.

La República Democrática Alemana, país que englobaba los territorios de la antigua alemana que habían quedado bajo administración soviética, fue fundado en 1949 como respuesta a la fundación de la República Federal de Alemania unos meses antes.

Esta última englobaba todos los territorios ocupados por las potencias aliadas occidentales, Francia, Gran Bretaña y los Estados Unidos.

Como anécdota, explicaremos que el lugar de proclamación de la RDA fue el antiguo cuartel general de la Luftwaffe, las fuerzas aéreas militares alemanas en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, que no había recibido daños de consideración durante la guerra (el edificio, de hecho, prosigue hoy en día en servicio para el gobierno federal germano), y que sería reconvertido en la sede del parlamento del nuevo estado.

La reunificación de Alemania en un solo estado estuvo sobre las mesas y en la conciencia colectiva del pueblo germano, pero según la corriente mayoritaria entre los historiadores, el miedo de soviéticos, franceses y británicos principalmente, aunque en general de todos los vecinos del antiguo país a que volviera a suceder lo mismo que en 1914 y 1939, disuadió a todas las partes implicadas.

El sentimiento de culpa del pueblo alemán, con mayores o menores matices, también constituyó un motivo de peso para que Alemania quedara dividida en dos estados.

La RDA, comandada por un partido socialista-comunista unificado, quedó en el área de influencia de la Unión Soviética, siendo uno de los fundadores del Pacto de Varsovia en 1955.

Una característica de la sociedad germano-oriental fue su militarización.

Tal y como en los demás países de la órbita comunista, el gobierno de la RDA capitaneado por Walter Ulbricht primero y Erich Honecker más tarde (no fueron los únicos mandatarios del país, pero sí los más longevos e importantes), buscó imbuir a la población de cierto carácter, con directrices sobre la forma de vida que iban desde arriba hacia abajo.

La militarización no solamente se mostraba en forma de fuerzas de ocupación soviéticas primero y pretendidamente “aliadas” después (aunque con una clara misión de control), sino de un ejército cuyo número de efectivos y recursos superaba con creces los necesarios para un país de las dimensiones de la RDA (108.333 kilómetros cuadrados y sobre los 16-17 millones de habitantes según el momento).

Desde los colegios ya se fomentaba el interés por la rama militar, controlando el rendimiento de los alumnos e invitando a aquellos que eran mejores en diversas disciplinas a engrosar futuramente el ejército popular, entrando en las distintas academias militares.

Otra muestra del militarismo explícito en el que vivían inmersos los niños eran los kinderpanzer, réplicas de tanques a escala que permitían llevar un conductor y un pasajero, y con los cuales se simulaban batallas, todo ello campamentos para niños.

La ciudadanía era sometida a un estricto control mediante la Stasi, la policía política.

Al igual que su homóloga del periodo nazi (del cual, por cierto y aunque pueda parecer paradójico, reclutó a muchos agentes), esta organización de seguridad, espionaje y contraespionaje, tejió una basta red de colaboradores que denunciaban a sus vecinos sin muchas vacilaciones.

La Stasi no solamente controló la ciudadanía y el interior del país, sino que también ejerció tareas de espionaje en el exterior, logrando unos excelentes resultados si tenemos en cuenta el tamaño del país, de la misma agencia, y sus posibilidades.

Así, el caso más sonado, sucedió en 1974, cuando se descubrió que Günter Guillaume, secretario del canciller de la RFA, Willy Brandt, era en realidad un espía de la Alemania del Este.

En 1953 La RDA pasa su peor crisis, con protestas sociales conocidas como la Sublevación del 53.

Pese a que estas algaradas no fueron tan importantes históricamente como las intervenciones soviéticas de Checoslovaquia y Hungría, forzaron a la intervención de las fuerzas soviéticas con base en el país, y provocaron varios muertos.

El Berlín dividido de posguerra sería una fuente constante de enfrentamientos entre el Pacto de Varsovia y la OTAN.

Atravesada por un muro construido por el gobierno germano-oriental que la dividía, Berlín era un enclave repartido entre las cuatro potencias y ubicado dentro de Alemania del Este.

La vigilancia era dura y expeditiva, y los intentos de escapar de la RDA por esta vía, frecuentes, de forma que se dieron muchas muertes a lo largo de la historia del Muro de Berlín.

Entre los emblemas de la RDA encontramos el coche Travan, y la señal de tráfico ampelmännchen.

Alemania del Este también buscaría ser una potencia industrial entre sus vecinos más inmediatos, el resto de los países europeos de la órbita comunista.

La RDA desapareció engullida por la Perestroika. Un error en las palabras Günter Schabowski, funcionario del gobierno, la noche del 9 de noviembre de 1989, abrieron el muro de Berlín, lo cual fue el principio del fin para la RDA.

Preguntado por un periodista, Schabowski afirmó que se permitían los viajes al exterior sin restricciones ni necesidad de visados u otros permisos. Los ciudadanos de la RDA, especialmente en el Berlín Este, se lanzaron entonces en tropel hacia las fronteras, igual que, en sentido inverso, muchos alemanes del oeste para visitar a parientes, familiares o ver otros lugares de Alemania que hasta entonces tenían vetados.

En cuestión de un año, y debido a las presiones sociales acorde con los vientos de cambio que soplaban desde Moscú y barrían todo el bloque de la Europa del Este, la administración de la RDA se colapsó.

El interés de la RFA y de la ciudadanía alemana en general en la reunificación permitió que, en 1990, Alemania volviera a ser un solo país, de carácter federal. La República Democrática Alemana pasaba a existir solamente en los libros de historia.

Años después de la reunificación, muchos antiguos ciudadanos de la RDA sienten una nostalgia de aquel país, lo que se conoce en Alemania como Ostalgie.

Este sentimiento se basa en eliminar mentalmente todo lo malo de la RDA (pese a que se admite y se excusa) para sacar a relucir todo lo que, en opinión de quien lo afirma, tuvo de bueno el país y su modelo de sociedad.

Foto: Fotolia - jro

 
 
Autor: Guillem Alsina González | Sitio: Definición ABC | Fecha: febrero. 2018 | URL: https://www.definicionabc.com/historia/republica-democratica-alemana.php
 
 

Redes Sociales