Definición ABC » Historia » Pomerium

+

Definición de Pomerium

Hoy en día estamos acostumbrados a hablar de los límites de las ciudades, y a manejar palabras como la periferia, las urbanizaciones, el centro o los barrios residenciales, así como las ciudades-dormitorio. Pero en la antigüedad clásica, los límites estaban todavía más marcados, y más aún en la civilización romana, gracias a lo que se conocía como Pomerium.

El Pomerium era un límite mental, religioso y administrativo, más que físico, que enmarcaba inicialmente lo que los romanos consideraban como Roma de forma estricta, y por extensión, se aplicó a las demás ciudades del imperio.

Así, el Pomerium de Roma no coincidía con los muros de la ciudad, ni con ninguna delimitación física, quedando importantes lugares de la urbe (como algunas de las famosas siete colinas) fuera de su jurisdicción. Así mismo, era diferente el Pomerium de Roma que el del resto de las ciudades.

El origen del pomerio de Roma se encuentra en la legendaria acción delimitadora de la ciudad llevada a cabo por Rómulo, y que condujo al asesinato por parte de este de su hermano Remo.

Dentro del área delimitada por el pomerio, marcada por piedras (mojones), los magistrados romanos no tenían poder absoluto (imperium), los soberanos extranjeros no podían entrar en él, toda actividad militar debía ser celebrada fuera de dicho recinto sagrado (el Campo de Marte estaba fuera del Pomerium), e incluso no podían portarse armas dentro de este.

Las actividades políticas, religiosas y sociales también se encontraban sujetas a algunas restricciones y cambios respecto a lo que podía hacerse fuera del pomerio. Es el caso de los entierros, que no podían hacerse dentro de esta área. Una excepción notable a esta regla es la del emperador Trajano, cuyas cenizas fueron enterradas en la base de la columna que lleva su nombre.

Podemos ver, pues, que las reglas estaban bien marcadas, pero que no eran estrictas y podían ser quebrantadas si el Senado y los augures (sacerdotes que realizaban rituales de adivinación) indicaban que así podía hacerse.

Pese a que su naturaleza prácticamente divina deja a entender que el Pomerium era algo intocable, la verdad es que sufrió diversas ampliaciones a lo largo de su historia.

Dichas ampliaciones, además de responder a necesidades prácticas a medida que crecía la ciudad de Roma y también lo hacía su poder sobre el mundo, también respondía a la necesidad de ego y de demostración de poder de los gobernantes que acabarían con la República y establecerían el Imperio.

El primero de ellos sería Servio Tulio, todavía en la época de los reyes previa a la República (el mismo monarca que da nombre a las murallas servianas. Le siguieron los dictadores Lucio Cornelio Sila, Julio César, y los ya emperadores Claudio y Vespasiano.

Por extensión, el ritual de delimitar una área en la fundación de una ciudad, a imagen y semejanza del Pomerium de Roma, siguió siendo practicado por los romanos cuando iniciaban la construcción de una nueva urbe.

No obstante, estas áreas (podríamos hablar de los pomerios de las ciudades) no tenían la importancia jurídica, cívica y religiosa que tenía el Pomerium original de Roma.

Foto: Fotolia - Tom

 
 
 
Temas en Pomerium
 

Redes Sociales