Definición ABC » Historia » Oscurantismo

+

Definición de Oscurantismo

Pese a que lo deseable es que el conocimiento se difunda y se transmita, de forma que llegue a todo el mundo, esto no siempre es posible debido a los oscuros intereses de algunos pocos, que prefieran mantener a la mayoría ajena a dichos conocimientos, generalmente para tenerla dominada.

Precisamente, de estas tinieblas figuradas en las cuales se quiere mantener a la mayoría, surge el término que describe a esta práctica: el oscurantismo.

Como oscurantismo se definen las prácticas o métodos empleados por una minoría para mantener a una mayoría alejada de ciertos conocimientos, tachados por el primer grupo como de inmorales o perjudiciales de alguna forma.

Tradicionalmente, el término ha sido aplicado a prácticas religiosas que se han querido imponer a una mayoría, y que para ello han ocultado información, por ejemplo, de tipo científico, aplicando la censura. Este sería el caso de la religión católica con los descubrimientos de Galileo Galilei.

Pero la práctica del oscurantismo no ha sido un patrimonio exclusivo de las religiones, sino también de ideologías políticas como el nazismo y, en general, todas las tendencias dictatoriales.

Entre los rasgos de las prácticas oscurantistas, tenemos una fuente que otorga una supuesta “verdad absoluta”, que es indiscutible, así como la organización necesaria para censurar y prohibir cualquier otra opinión.

Por ejemplo, en la edad media, los reinos cristianos de Europa que se encontraban bajo la influencia del papado, tenían la Biblia y los escritos teológicos aprobados por el papado como fuente de verdad absoluta, mientras que la inquisición actuaba a modo de órgano represor.

De hecho, la definición de oscurantismo muchas veces se equipara con la edad media, ya que fue en dicha época histórica en la que más generalizadamente se obvió el avance científico en favor de aplicar las doctrinas de la fe.

Si nos referimos al nazismo, las teorías raciales y políticas (o que mezclaban ambos elementos, como el libelo “Los protocolos de los sabios de Sión”) que denigraban todo lo que los nazis no creían como ario, y políticamente contrario, además de disponer de diversos cuerpos policiales como la Gestapo para llevar a cabo prohibiciones y persecuciones.

Con la persecución legal de quienes no piensan como el poder establecido, quienes practican el oscurantismo en beneficio propio buscan sembrar el terror entre quienes buscan el librepensamiento o, simplemente, creen en ideas contrarias, ya que deberán ser conscientes de las reprimendas oficiales que, en algunos casos, pueden convertirse en castigos severos.

Tal era el caso del temor que la inquisición fomentaba entre el pueblo llano, y aunque algunos historiadores y autores han tendido a disminuir las cifras de condenados por estos tribunales, sin duda debieron frenar la libre expresión de las ideas de más de uno.

Para aliviar las tensiones internas de la comunidad, es una práctica muy extendida por los regímenes oscurantistas el buscar un enemigo, ya sea interno o externo.

El caso de los judíos es un claro ejemplo, ya que han servido de subterfugio a lo largo de la historia para que muchos gobernantes justificaran ante sus ciudadanos tensiones internas que nada tenían que ver con estas comunidades en concreto.

Este es el caso de la monarquía española en 1492 (aunque no fue el único edicto de expulsión dictado en Europa), los pogromos en Rusia, o las persecuciones de la Alemania nazi y algunos de sus aliados.

El oscurantismo se combate con el acceso a la información y la educación de librepensadores.

Estos, no obstante, pueden poner en tela de juicio un determinado orden político-social que ya conviene al establishment que domina el teatro político y, por lo tanto, entrar en conflicto con este.

Tal situación ha llevado, en la era contemporánea, a no pocas dictaduras que han seguido las tendencias aquí explicadas sobre el oscurantismo.

Foto: Fotolia - radub85

 
 
 
Temas en Oscurantismo
 

Redes Sociales