Definición ABC » Historia » Noche de los Cristales Rotos

+

Definición de Noche de los Cristales Rotos

El antisemitismo (odio a los judíos) no es un invento de los nazis, haciendo milenios que existe y habiendo sido demostrado con mayor o menor crudeza a lo largo de la historia.

Entre los episodios de terror contra los judíos (y que podríamos calificar como un “pogromo” más de la larga lista de estas prácticas contra dicha comunidad) más significativos perpetrados por los nazis antes del comienzo de la guerra, se encuentra la llamada “Noche de los cristales rotos” o, en alemán, Kristallnacht.

La Noche de los cristales rotos consistió en una serie de actos vandálicos perpetrados por los nazis contra personas judías y sus propiedades, la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938.

Dichos actos consistieron tanto en linchamientos como en destrucción y robo de las propiedades de los ciudadanos considerados por las leyes raciales nazis como judíos (no olvidemos que, al fin y al cabo, estos ciudadanos eran alemanes) perpetrados en apariencia por afines al régimen de forma espontánea, pero tras los cuales se extendía la mano del NSDAP y el gobierno del Reich como organizadores.

En todos estos eventos, las fuerzas de seguridad del estado (tanto policía como ejército y bomberos) se mantuvieron al margen, dejando vía libre a la turba más o menos organizada que cometió los actos vandálicos.

La excusa para el pogromo fue el asesinato, dos días antes, de un diplomático alemán en París, a manos de un joven judío.

La família de este último había sido desposeída de sus bienes y expulsada de Alemania, debiendo sufrir durante semanas un calvario en la frontera germano-polaca, ya que las autoridades de este último país no admitieron a todos los refugiados.

Ante la situación, desesperado, el joven Herschel Grynszpan se personó el día 7 de noviembre de 1938 en la embajada alemana en París y disparó varios tiros sobre uno de sus funcionarios, el cual murió.

El gobierno del Reich, hostil con la comunidad judía, aprovechó este hecho para avivar aún más la llama del antisemitismo, provocando que desembocara en esta acción violenta.

Se quemaron sinagogas por todo el país (Alemania y Austria, que también había sido incorporada al Reich), se destruyeron cementerios, se saquearon comercios, se asaltaron casa particulares y se asesinó a un número incierto de personas, una cifra que los historiadores hacen rondar por el centenar de víctimas.

Para mayor humillación, tras la Kristallnacht el gobierno alemán culpó a los judíos de lo ocurrido, llevando a cabo numerosas detenciones y obligando a la comunidad judía a cargar con los costes de reparación.

Internacionalmente, la noticia de los sucesos acaecidos en el Reich fue recibida con agrias críticas en la mayor parte del mundo, lo que provocó que varios países retiraran sus embajadores pero, a la práctica, la comunidad internacional poco o nada hizo para mejorar las condiciones de los judíos bajo el yugo nazi, ni eso hizo que aumentara el número de emigrantes procedentes de Alemania y los territorios que esta controlaba en otras partes del mundo.

Fotos: Fotolia - Mulder / Zdenek

 
 
 
Temas en Noche de los Cristales Rotos
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49023 fans
  • Twitter
    2306
  • Google
    463
  •