Definición ABC » Historia » Medusa

+

Definición de Medusa

Una medusa es un animal que habita en el medio acuático. Paralelamente, la medusa es un ser de la mitología griega.

Unos animales peligrosos para los bañistas

Desde el punto de vista de la clasificación de los seres vivos, la medusa es un animal invertebrado integrado en el grupo de los cnidarios. Su cuerpo tiene forma de campana, que también es conocido como umbrela. De la umbrela cuelga un manubrio y en su extremo se encuentra la boca de este animal. Dependiendo de las especies, la boca está rodeada de cuatro u ocho tentáculos con células urticantes o nidocitos.

Estas células cumplen una función de defensa y al mismo tiempo sirven para la captura del alimento. Las medusas se alimentan de microorganismos, concretamente del zooplacton. Sus movimientos son muy limitados y por este motivo no recorren largas distancias, salvo que sean arrastradas por las corrientes marinas.

El cuerpo de las medusas está compuesto de agua en un 95% y su estructura corporal es simétrica. Su sistema digestivo es de gran simplicidad y digieren el alimento por su boca y a través de ella eliminan el material de desecho.

Carecen de sistema nervioso y tampoco tienen un cerebro. Sus ojos pueden diferenciar la luz de la oscuridad y detectar la presencia de posibles presas.

Estos animales suelen encontrarse cerca de la superficie del mar y por este motivo resultan muy peligrosos para los bañistas. Sus tentáculos urticantes pueden ocasionar lesiones cutáneas de cierta gravedad.

En la mitología griega

En griego medusa significa guardiana o protectora. En los relatos mitológicos el personaje de Medusa aparece como un monstruo con aspecto de mujer. Los hombres que la miraban fijamente a los ojos eran convertidos en piedra. Medusa era una de las tres hermanas Gorgonas que eran hijas de Forcis y Ceto.

A diferencia de sus hermanas, Medusa era la única mortal y al mismo tiempo la de mayor belleza. Su belleza despertó el interés del dios Poseidón y por este motivo el dios la ultrajó en el templo de Atenea. Al conocer la noticia, la diosa Atenea reaccionó con ira y decidió convertir a Medusa en un monstruo despiadado.

A pesar del castigo, la diosa Afrodita sentía celos por los hermosos cabellos de Medusa y por este motivo convirtió sus cabellos en serpientes. Aunque considerada un monstruo, Medusa mantenía su aspecto provocador y sensual y podía hipnotizar a cualquiera que la mirara.

El mito de Medusa ha sido estudiado por los psicoanalistas y es todo un símbolo del movimiento feminista. La cabeza de medusa es también el logotipo de la firma Versace.

Fotos: Fotolia - Wickerwood / Andrius Gruzdaitis

 
 
 
Temas en Medusa
 

Redes Sociales