Definición ABC » Historia » Isonomía

+

Definición de Isonomía

En la Atenas del siglo V a. C se creó la primera forma de organización política en la que el pueblo participativa en la toma de decisiones de la ciudad. A través de un sistema asambleario los atenienses proponían leyes y, en consecuencia, la voluntad popular era la que determinaba la política. Este modelo recibió el nombre de democracia, un vocablo formado por dos términos: “démos” significa “pueblo” y “cratos” quiere decir “gobierno o poder”.

Para justificar filosóficamente la idea de democracia se hacía necesario contemplar dos ideas o principios: isonomía e isegoría.

Analizando la idea de isonomía en el contexto de la democracia ateniense

El prefijo “iso” quiere decir “igual” y la raíz “nomos” significa “ley o norma”. De esta manera, en el contexto de la democracia ateniense se entendía que todos los ciudadanos eran iguales ante la ley. Con este principio se oponían a los sistemas aristócratas y monárquicos anteriores en los que unos pocos gozaban de unos privilegios jurídicos, mientras que una mayoría carecía de ellos.

En la democracia ateniense el liderazgo político ya no fue una cuestión de herencia o de linaje, pues lo importante era la capacidad individual para convencer a los demás en las asambleas. Para que esto fuera posible se hacía necesario contar con dos nuevas ideas: todos somos iguales ante la ley (isonomía) y todos tenemos derecho a votar (isegoría).

Para los atenienses la democracia solo tenía sentido si se respetaba el principio de isonomía, es decir, la igualdad jurídica de todos los ciudadanos

En este punto hay que indicar que no todos los atenienses eran considerados ciudadanos, ya que estaban fuera de esta categoría las mujeres, los esclavos y los extranjeros.

El hecho de que se igualase a todos los ciudadanos en cuanto a sus derechos no era una cuestión aceptada por todos. El filósofo Platón se opuso a la democracia y, por ende, a la isonomia, ya que entendía que solo las élites intelectuales (los filósofos) estaban capacitadas para ejercer el poder.

Aristóteles también censuró los ideales asociados a la democracia, pues consideraba que propiciaban la demagogia y la corrupción.

El principio de isonomía se puede quedar en papel mojado

Es cierto que la igualdad de todos ante la ley es un derecho reconocido en la sociedad actual. Sin embargo, hay abundantes ejemplos en los que una democracia formal acaba imponiendo un sistema político en el que la igualdad es simplemente una declaración de intenciones o directamente una ficción (el clientelismo y el nepotismo son dos tendencias que se oponen directamente al principio de igualdad).

Por tal motivo, algunos politólogos y filósofos proponen superar el ideal de igualdad formal de la democracia mediante un modelo político más participativo en el que ser iguales deje de ser algo formal para convertirse en algo real. En este sentido, se proponen dos visiones que pretenden renovar la implicación de la ciudadanía en la vida pública: la democracia participativa y la democracia deliberativa.

Fotos Fotolia: Kulichok / Oleksandr Moroz

 
 
 
Temas en Isonomía
 

Redes Sociales