Definición ABC » Historia » Imperio Inca

+

Definición de Imperio Inca

El Imperio Inca se extendía entre los territorios de Chile y Bolivia y amplias zonas de Perú, Colombia, Ecuador y Argentina, un territorio de más de 4 millones de kilómetros cuadrados.

La información que actualmente se tiene sobre el pueblo inca se basa en los restos arqueológicos que permanecen en pie. Hay que tener en cuenta que no manejaban la escritura y que los conquistadores españoles destruyeron gran parte de su legado histórico cuando ocuparon sus dominios.

En cuanto a su duración, se estima que el poder del imperio incaico se mantuvo desde el siglo Xl hasta 1532, cuando las tropas de Francisco Pizarro capturaron a Atahualpa, el soberano del Imperio inca.

Orígenes de esta cultura

Según las leyendas, el Dios Sol Inti creó al primer soberano del pueblo inca (Manco Cápac) en las proximidades del lago Titicaca. Desde este territorio los primeros incas se dirigieron hacia la actual ciudad de Cuzco para fundar su imperio. Esta ciudad se convirtió en el centro religioso y político de los incas.

Economía, sociedad y cultura

Su subsistencia dependía de la agricultura, la ganadería y de sus conocimientos sobre el arte de la cerámica, la orfebrería y la elaboración de telas. No conocían el arado pero utilizaban otros instrumentos de labranza. Conocían los fertilizantes, regaban sus campos por medio de acueductos y canales y en las tierras altas practicaban el cultivo en terrazas para aprovechar el terreno. Su cultivo principal era el maíz y la patata, un producto que posteriormente llegaría a Europa y sería clave en la alimentación de los europeos.

En cuanto a la ganadería, la llama y la vicuña eran los animales más apreciados. Las tierras pertenecían al jefe inca y eran trabajadas por la comunidad (los productos obtenidos se dividían en tres partes, una para el soberano inca, otra para los sacerdotes y una tercera para la comunidad o aillu). Una parte del trabajo del pueblo iba a parar a las arcas del estado (este tipo de servicios era conocido como mita).

La clase noble estaba formada por jefes locales y familiares de los jefes incas

Por encima de todos ellos se encontraba el jefe inca, quien era considerado una reencarnación del Dios Sol. En honor al Sol se edificaban grandes templos en los que se realizaban ceremonias y se sacrificaban animales.

El pueblo llano se dividía en tres clases distintas: los hatunrunas se dedicaban a la agricultura y la ganadería, los mitimaes eran trasladados de sus territorios originarios para convertirse en colonos y los yanaconas eran los prisioneros de guerra.

Al margen de sus actividades y cultos, fueron un pueblo ambicioso y guerrero. En sus vastos dominios vivían cientos de pueblos y para conseguir cohesionarlos los incas impusieron el culto al Sol y la lengua quechua (esta lengua todavía se habla en Perú, Colombia, Ecuador y en el norte de Chile y Argentina). Los incas fueron un pueblo colonizador y tuvieron la habilidad de adoptar lo mejor de cada pueblo para construir un sistema de gobierno eficaz.

A pesar de no conocer la escritura, los funcionarios incas tenían un estricto control sobre todos los bienes a través del quipu, un sistema contable de cordones de colores unidos (cada tipo de nudo representaba una unidad determinada y los colores se aplicaban a los distintos conceptos contables, como animales, soldados o frutos).

Foto: Fotolia - matiasdelcarmine

 
 
 
Temas en Imperio Inca
 

Redes Sociales