Definición ABC » Historia » Guerra Sucia

+

Definición de Guerra Sucia

Hay cosas que un gobierno, un estado, no puede hacer para vencer a un enemigo. Por lo menos no oficialmente. No legalmente. Pero muchos estados las hacen.

La llamada guerra sucia consiste en el enfrentamiento practicado por un estado contra otro estado, o un colectivo del propio estado (enemigos políticos, independentistas de ciertas regiones,...) con métodos ilegales.

Es, para entendernos, un “todo vale” del cual han echado mano especialmente los gobiernos dictatoriales para eliminar la disidencia política, pero a la cual no se han mostrado ajenos estados de los llamados democráticos.

Porque, admitámoslo, todos los estados disponen de un brazo de servicios secretos que desarrollan tareas de inteligencia con métodos que muchas veces, caen en lo completamente ilegal.

La guerra sucia, a diferencia de la convencional, no se atiende a reglas.

Es cierto que muchas veces la guerra convencional tampoco atiende a las reglas, como es el caso de la Convención de Ginebra y las múltiples violaciones que esta ha sufrido en todos los conflictos con el asesinato de prisioneros, o los ataques de todo tipo a civiles, pero dichas reglas existen.

Es por ello que la guerra sucia afecta a quien sea, militar o civil, hombre, mujer, ancianos o menores de edad. Y, quienes la practican, no ponen límites a sus subordinados.

Su objetivo, muchas veces, es hacer cundir el terror entre los opositores a un régimen, por lo cual se pueden llegar a emplear métodos realmente brutales, como secuestros, torturas, asesinatos sumarios, o ataques contra familiares de los objetivos.

Un ejemplo de guerra sucia -aún no totalmente aclarado- es el llevado a cabo por el gobierno español en la década de los 80 contra el grupo terrorista ETA.

Diversos elementos del gobierno y de los cuerpos policiales del estado crearon, de forma totalmente ilegal y aparte de las estructuras públicas y legales, un grupo terrorista que se dedicaba a atacar a miembros de ETA y su entorno.

Dicho grupo, llamado GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación) se distinguió por perpetrar secuestros, atentados e incluso torturas a miembros de la banda terrorista ETA, completamente al margen de la ley. De hecho, algunos de sus miembros fueron juzgados a posteriori, aunque nunca se ha podido saber explícitamente y a ciencia cierta si las órdenes de arriba procedían del presidente del gobierno español de aquel entonces, el socialista Felipe González.

La mayoría de las dictaduras han practicado la guerra sucia.

Ha sido el caso de regímenes tanto de ultraderecha como de la ultraizquierda, y con el objetivo de acabar o, por lo menos, desarticular, la resistencia del otro bando.

Fotos: Fotolia - Ruslan / Luvchieva

 
 
 
Temas en Guerra Sucia
 

Redes Sociales