Definición ABC » Historia » Guerra de la Restauración

+

Definición de Guerra de la Restauración

Cuando un país logra alcanzar la independencia y la plena soberanía de su territorio lo más habitual es que la nueva nación rompa los lazos políticos con la nación dominadora. Esto no fue lo que ocurrió en la Republicana, ya que en 1860 los gobernantes dominicanos propusieron que la corona española se hiciera nuevamente con el poder.

La anexión a España

En 1860 Pedro Santana escribió una carta a la reina Isabel ll y en ella propuso volver a formar parte de la madre patria. El propósito de Santana era lograr la estabilidad nacional y proteger el territorio dominicano de posibles injerencias de Estados Unidos.

Para que su propuesta no fuera impopular propuso una serie de condiciones: que no hubiera ninguna forma de esclavitud, que el territorio dominicano se convirtiera en una provincia española y que España asumiera el papel moneda circulante.

Las condiciones de los anexionistas fueron aceptadas por el gobierno español y las autoridades locales iniciaron una campaña de propaganda para comunicar a la población el nuevo dominio español. De manera inmediata Pedro Santana se convirtió en el nuevo gobernador de la colonia.

El regreso a la situación colonial tuvo varias consecuencias inmediatas: la instauración del sistema jurídico español, el predominio social y político de élites españolas, el recrudecimiento de los prejuicios raciales y un clima de intolerancia religiosa

En el plano económico las consecuencias fueron igualmente negativas, ya que se redujo el comercio y la producción de materias primas descendió notablemente. El nuevo marco generó el descontento de las clases populares y rápidamente se agudizó el sentimiento patriótico. Los focos de resistencia empezaron a organizarse en 1863 y de esta manera dio comienzo la Guerra de la Restauración. Poco a poco los restauradores se hicieron con el control de varias localidades dominicanas, para lo cual contaron con el apoyo económico y militar de Venezuela y Haití.

En 1864 el empuje de los restauradores logró el control de todo el territorio y finalmente en 1865 el gobierno español decidió abandonar el territorio dominicano (los costes económicos de la guerra eran muy elevados y, además, la guerra era muy impopular en el conjunto de la sociedad española).

Consecuencias

Si bien muchas ciudades fueron destruidas y muchos cultivos desaparecieron, el orgullo nacional se extendió en todo la República Dominicana.

Paralelamente, los habitantes de Cuba y Puerto Rico, por entonces eran colonias españolas, vieron que sus anhelos de independencia eran viables y que los españoles podían ser derrotados. Por último, la actitud combativa de los restauradores provocó que los haitianos renunciaran a la invasión armada.

Foto: Fotolia - Silvio

 
 
 
Temas en Guerra de la Restauración
 

Redes Sociales