Definición ABC » Historia » Guerra Híbrida

+

Definición de Guerra Híbrida

Una serie de individuos armados, vestidos de camuflaje pero que no lucen insignia alguna que los identifique con un bando, han ocupado esta mañana los principales edificios gubernamentales en la ciudad, y parece que han tomado o bloqueado las casernas militares y de la policía. No sé lo que pasa, no sé qué pretenden ni en qué bando están, pero estoy seguro que esto es el colofón del estado de tensión creado estos últimos meses y que tan patente hemos podido ver en las redes sociales”.

Esta narración, que no se corresponde a ningún hecho real concreto, se inspira no obstante en diversos hechos que se han producido, a lo largo de estos últimos años, en lugares como Crimea o el Donbass (región de Ucrania), y que son una muestra de un nuevo tipo de conflicto, llamado guerra híbrida.

La guerra híbrida consiste en un tipo de enfrentamiento, asimétrico y en el que juega un papel determinante la desinformación, y en el que también tiene un rol importante la ciberguerra.

Hasta ahora, los ejemplos más claros de guerra híbrida implican regiones con importantes comunidades rusófonas, como Crimea y la región este de Ucrania, que se han independizado de facto de Ucrania y, en el caso de Crimea, se ha integrado en Rusia.

La principal característica de la guerra híbrida parece ser la explotación de un conflicto social latente hasta convertirlo en una guerra asimétrica de rápida resolución con una intervención militar desde el propio territorio y cuya autoría no quede patente desde el primer momento.

De esta forma, se crea un estado de confusión entre la ciudadanía y las fuerzas defensoras que desarticula cualquier intento de defensa ante la agresión.

La acción puede estar tanto orientada a conseguir la secesión de la parte del territorio afectada, como la intervención posterior de un ejército convencional, generalmente del país vecino.

Es por ello que la guerra híbrida es un tipo de conflicto indicado para que países que tienen minorías de su etnia en otros territorios, puedan separarlas de los estados vecinos y acabar integrándolas en su propio territorio.

Con la desintegración de la URSS, Rusia quedó con un gran número de comunidades nacionales rusófonas tradicionalmente ligadas a Rusia, en territorios de otros países.

Esto es debido tanto a la expansión del Imperio Ruso, como a las reubicaciones forzadas de poblaciones enteras, generalmente minorías étnicas dentro de la URSS, llevadas a cabo en época de Stalin.

La primera fase de la guerra híbrida es alentar el conflicto, algo para lo cual se necesita una potente maquinaria de contrainformación y desinformación.

Es en esta fase cuando entran en juego las redes sociales y, en ellas, tanto influenciadores como, sobre todo, redes de bots (perfiles falsos, controlados por una máquina y automatizados), que se encargan de difundir publicaciones favorables a las tesis del atacante, así como contestar, atacar y desprestigiar a los defensores de las tesis de los internautas favorables al bando que, más adelante, se convertirá en defensor.

La segunda fase se centra en la provocación en las calles.

Aquí vale casi todo para provocar al enemigo, excepto un enfrentamiento armado abierto: atentados de falsa bandera (simulando proceder del otro bando), acciones de sabotaje, fomentar enfrentamientos entre -por ejemplo- grupos ultra de equipos de fútbol...

La finalidad es generar un clima de violencia física que justifique una intervención armada.

La siguiente fase, la tercera, suele ser un episodio similar a lo visto en Crimea y en el golpe de estado de la República de Donetsk: la aparición de elementos militares en la calle sin insignias identificativas.

Dichos elementos actúan, generalmente, de forma muy parecida a como se realiza un golpe de estado, controlando ciertos elementos clave tanto civiles como militares.

La falta de insignias en sus uniformes siembra confusión, algo que probablemente buscan, ya que nadie fuera de quienes conocen los pormenores de la organización y están en ella, sabe exactamente qué es lo que persiguen.

Finalmente, el episodio de guerra híbrida puede acabar desembocando puede terminar con la secesión del territorio, o bien con la intervención de una fuerza militar extranjera.

En el primer caso, nos estaríamos refiriendo a lo que sucedió en el Donbass, mientras que del segundo sería un perfecto ejemplo Crimea, ya que después de que los “hombrecillos verdes” controlaran el territorio, el ejército ruso entró en él para hacerse cargo y anexionar Crimea a Rusia.

Durante toda la duración de la operación de guerra híbrida, las redes sociales y los ataques informáticos (de hacking, DDoS,...) a instituciones, infraestructuras y particulares del país atacado, forman parte de la estrategia.

En algunos casos, como las presuntas (a día de hoy, todavía no demostradas fehacientemente) intromisiones rusas en las elecciones norteamericanas que, de haberse hecho, constituirían solamente un ciberataque, también han recibido el calificativo de guerra híbrida por parte de algunos analistas.

La guerra híbrida se ha erigido en un nuevo tipo de guerra asimétrica, en el que dos ejércitos de tamaños y organizaciones muy distintas combaten sobre el terreno, pero que las tácticas empleadas los igualan o, incluso, ponen en clara ventaja a la fuerza más pequeña en tamaño.

Países como las repúblicas bálticas, con amplias minorías rusófonas, ya se están preparando para enfrentarse a este tipo de guerra.

Foto: Fotolia - Sanchos303

 
 
 
Temas en Guerra Híbrida
 

Redes Sociales