Definición ABC » Historia » Guerra de Cuarta Generación

+

Definición de Guerra de Cuarta Generación

Llamamos “guerra de cuarta generación” a un tipo de conflicto que incluye varias disputas que, de forma separada, se han ido librando a lo largo de los siglos o a lo largo de los últimos años.

Los conflictos armados han evolucionado en gran medida en las últimas décadas, de forma que la distancia entre un soldado profesional de hoy en día y un ciudadano no militarizado es abismal.

Si en la edad media, una persona cualquiera con herramientas del campo, podía enfrentarse a un soldado con ciertas garantías de, por lo menos, ponerlo en jaque, a día de hoy esto es impensable.

Y la guerra se complica todavía más con la aparición de técnicas, tácticas, armas y nuevos campos de batalla (como el ciberespacio), que todavía llevan los combates mucho más allá de los conocimientos de los ciudadanos de a pié, requiriendo de soldados ultra profesionales para librar los conflictos.

Es en este contexto que las guerras han evolucionado hasta lo que se ha dado en llamar “guerra de cuarta generación”.

En esta perspectiva sobre la forma de hacer la guerra se incluyen, en un sólo conflicto, usos como la guerra convencional (dos ejércitos enfrentados entre sí), la guerra de guerrillas, la guerra asimétrica, la ciberguerra, el terrorismo de estado o la guerra de baja intensidad.

También se incluyen la propaganda (información, contrainformación, fake news), la guerra económica, política, o estados de violencia civil callejera.

Todas estas “modalidades” o formas de hacer la guerra (disculpad si en algún momento utilizo un lenguaje que pueda parecer frívolo o irrespetuoso) se habían utilizado hasta ahora de forma más o menos independiente.

No hay una línea divisoria temporal que marque el paso desde una tercera generación de guerra a la cuarta, es un proceso más bien borroso.

Históricamente, tal vez uno de los primeros ejemplos más “puros” de guerra de cuarta generación sea la segunda fase de la guerra del Vietnam, cuando el país había sido dividido en dos y los Estados Unidos sustituyeron a Francia como potencia extranjera para inmiscuirse en los asuntos del país, apoyando al Vietnam del Sur.

Vietnam del Norte contaba con un ejército convencional, que utilizó en el conflicto, pero también empleó tácticas de guerrilla insurgente y de terrorismo (ambas llevadas a cabo por el famoso Vietcong) en pleno territorio enemigo, así como una guerra propagandística que también llevó a cabo Vietnam del Sur.

Este tipo de conflicto se llama de “cuarta generación” porque, con buena lógica, se considera que tres generaciones de tipos de guerra lo preceden.

El término nace en 1989, cuando unos analistas militares estadounidenses encabezados por William S. Lind trataban de explicar la pérdida de peso del estado en la guerra.

La primera generación se correspondería con el tipo de guerra que nacía tras la Paz de Westfalia de 1648 que ponía fin a la guerra de los 30 años. Estaba marcada por tácticas de filas y columnas, y aprovechaba las armas de fuego simples de aquella época como el mosquete. Las Guerras Napoleónicas son un buen ejemplo de estas.

La segunda generación se aprovecha de los avances aportados por la revolución industrial, con tácticas de fuego en línea y movimiento. La Primera Guerra Mundial es el ejemplo perfecto.

Finalmente, y antes de llegar a esta cuarta generación, la tercera generación se basa en penetrar las líneas enemigas por uno o diversos puntos, y atacarlas por la espalda. La Segunda Guerra Mundial y, sobretodo, la blitzkrieg alemana son el ejemplo paradigmático de esta doctrina.

Una característica de la guerra de cuarta generación es que las fronteras entre combatientes y no combatientes se difuminan hasta desaparecer.

Con anterioridad a la revolución industrial y a la introducción de la alta movilidad en los ejércitos, el balance de bajas de una guerra se nutría principalmente de los soldados muertos en batalla, aunque bajas civiles ha habido siempre, producto de actos de guerra como los sitios de las ciudades y las posteriores carnicerías si el ejército asaltante conseguía entrar.

En la cuarta generación de las formas de hacer la guerra, toda persona puede ser un soldado en potencia, bien porque porta armas de fuego como, por ejemplo, un guerrillero, o bien puede ser un propagandista, o un ciberatacante.

Un ejemplo de este tipo de guerra podría ser la llevada a cabo contra el grupo terrorista ISIS, ya que tiene su parte de guerra convencional (en los frentes iraquí y sirio), propagandística (acciones online, al igual que algunos ciberataques cometidos por el llamado Cibercalifato), y terrorista, con acciones cometidas por civiles contra civiles.

La llamada “guerra híbrida” vendría a ser también un tipo de conflicto que entraría dentro de la cuarta generación, y que tiene el exponente más claro en la operación rusa para adueñarse de Crimea.

En los casos de guerra de cuarta generación en los que al menos uno de los bandos no es un agente estatal, este acostumbra a presentar una estructura descentralizada y autónoma.

Es lo que se conoce por células, como en el caso de los ataques terroristas provocados por Estado Islámico, los cuales son llevados a cabo por individuos solos, o bien por pequeñas células con poca o nula conexión entre ellas, de forma que cuando una cae, no afecta a las demás.

Muchas veces, el objetivo no es tanto derrotar al enemigo, como convencerlo de que sus objetivos solamente los logrará a un exagerado coste, lo que le hace cuestionarse su actuación.

La forma de hacer la guerra ha evolucionado mucho desde que algún hombre primitivo lanzara una piedra a otro; espadas, escudos, lanzas, pólvora, catapultas, mosquetones, fusiles, ametralladoras, cañones, tanques, granadas, misiles, bombas nucleares, aviones, ordenadores, información manipulada... Y todavía tenemos que ver más cambios, pero una quinta generación aún nos queda lejos.

Fotos: Fotolia - Intueri / Martin Fally

 
 
 
Temas en Guerra de Cuarta Generación
 

Redes Sociales