Definición ABC » Historia » Grotesco en Arte

+

Definición de Grotesco en Arte

El criterio más habitual en relación con el arte consiste en vincularlo con el ideal de belleza. Sin embargo, esta pauta no siempre se cumple. De hecho, el fenómeno artístico puede expresar algo triste, lúgubre e incluso algo horrendo, perturbador o monstruoso. En este sentido, ya Aristóteles recordaba que la finalidad del arte no es gustar sino representar.

En la cultura popular, algo grotesco es todo aquello que tiene rasgos extravagantes y exagerados. En pocas palabras, se trata de algo de mal gusto y grosero. En el mundo del arte, lo grotesco tiene su propio significado.

La estética grotesca en el arte se inició en el Renacimiento

El término grotesco viene del vocablo italiano grotta, que significa gruta o cueva. De este modo, en su sentido originario este adjetivo expresa aquello que es propio de una gruta. Esta definición se proyectó sobre el arte a partir del Renacimiento italiano, cuando en la ciudad de Roma se encontró un curioso hallazgo: el Domus Aurea, un palacio construido por Nerón tras el incendio de Roma.

Durante el Renacimiento los habitantes de Roma desconocían que dicho lugar se correspondía con el palacio de Nerón y se referían a este sitio como "las grutas romanas". Artistas del Renacimiento como Rafael, Boticelli o Miguel Ángel se sintieron atraídos por este lugar y en sus obras imitaron la decoración de dichas grutas. Muchos artistas italianos fueron contratados para decorar los techos y las paredes de las iglesias con ornamentos grotescos.

Asi surgió un nuevo estilo en el arte. Los elementos típicos en la decoración artística grotesca son muy diversos: vegetales, animales, frutos, raíces y seres mitológicos. Todo ello servía como elemento decorativo de las salas espaciosas.

El estilo grotesco ha sido tradicionalmente considerado como una tendencia artística menor y guiada por el horror vacui o miedo al vacío (este tendencia crea la necesidad de recargar los lugares vacíos que se encuentran sin adornar). En su origen esta tendencia ornamental no tenía una aspiración aterradora, ya que se trataba simplemente de decorar de manera original y cómica las obras de arte, especialmente los murales, los techos y las paredes.

Una categoría estética

Para algunos historiadores del arte, lo grotesco constituye una categoría estética. Esta categoría está presente en todo tipo de creaciones: figuras deformes, caricaturas horrendas, personajes siniestros y criaturas siniestras.

En síntesis, esta categoría se convierte en un recurso para deformar la realidad en su dimensión más extravagante y ridícula. En este sentido, hay que indicar que lo grotesco en el arte está relacionado con nuestra manera de percibir la realidad. La estética de las fiestas de carnaval representa un buen ejemplo de nuestra percepción singular de la realidad.

Foto: Fotolia - crisfotolux

 
 
 
Temas en Grotesco en Arte
 

Redes Sociales