Definición ABC » Historia » Generación Espontánea

+

Definición de Generación Espontánea

Los filósofos de la antigüedad, especialmente Aristóteles, reflexionaron sobre los mecanismos que rigen la naturaleza. Para Aristóteles las plantas y animales forman un conjunto organizado en el que cada pieza está orientada a una finalidad concreta. Esta visión de la naturaleza es conocida como teleologismo y se basa en un principio general: todos los seres vivos tienen un telos, es decir, un fin.

Por otra parte, Aristóteles creía en la idea de una generación espontánea. Esto quiere decir que la vida se puede crear de manera libre a partir de la acción de lo no viviente. Así, el calor del Sol podía desencadenar procesos naturales que acabaran en la formación de una determinada especie vegetal o animal.

La teoría de la generación espontánea no fue una visión del pasado, sino que persistió durante un largo periodo de tiempo.

Una teoría que empezó a debilitarse a partir del siglo XVll

Con la invención del microscopio el estudio de la naturaleza adquirió una nueva dimensión. En el siglo XVll el naturalista italiano Francesco Redi demostró que los gusanos no se generaban de manera espontánea en la carne podrida, sino que las moscas se posaban sobre la carne y colocaban sus huevos que finalmente se convertían en gusanos. Sin embargo, este avance no fue suficiente para que desapareciera la idea de la generación espontánea. Los científicos del siglo XVll y XVlll creían que los fenómenos vivientes estaban formados por unos átomos vitales y que al morir un ser vivo estos átomos se agrupaban de nuevo para formar otro ser vivo.

En el siglo XlX el científico francés Louis Pasteur volvió a cuestionar la teoría de la generación espontánea. En sus experimentos colocó materia orgánica de tres maneras diferentes: en uno la materia estaba encerrada herméticamente en un vaso, en otro la materia se encontraba en un vaso ligeramente abierto y en un tercero la materia estaba en un vaso totalmente abierto.

Observó que en el primer y segundo grupo no se producía ningún tipo de contaminación y solo había nuevos seres vivientes en el tercer grupo. Con estas conclusiones la teoría de la generación espontánea inició un periodo de desaparición en la comunidad científica.

Una nueva teoría

En el ámbito profesional los modelos científicos obsoletos se sustituyen por otros más precisos y ajustados a la verdad de los hechos. La alternativa inicial a la generación espontánea fue un nuevo paradigma, la biogénesis. Esta teoría se basa en un principio básico: cualquier forma de vida solamente se crea a partir de una vida que ya existe.

Entre una y otra teoría finalmente venció la propuesta de la biogénesis. A partir de ella fue posible explicar otros fenómenos de la naturaleza, como las mutaciones genéticas, el ciclo de carbono o el metabolismo.

Foto: Fotolia - Markobe

 
 
 
Temas en Generación Espontánea
 

Redes Sociales