Definición de Fósil

Un fósil es cualquier resto físico, huella o evidencia de la existencia de un organismo, constituyendo los únicos registros de los seres que han vivido en el pasado. Asociamos la palabra fósil con restos óseos (huesos) de dinosaurios, si bien existe una variedad enorme de acuerdo a los organismos a los que remiten, que pueden ser incluso más antiguos que los dinosaurios.

David Alercia | Nov. 2022
Lic. en Biología

Los fósiles permiten abarcar desde el individuo completo (como los mamuts momificados o los organismos preservados en ámbar), partes del esqueleto o el esqueleto completo, impresiones en las rocas del exterior del cuerpo del organismo, hasta los indicios de actividad como los excrementos fosilizados, las huellas o las cuevas (como los organismos parecidos a las lombrices, que han dejado pequeños orificios y túneles en las rocas de lo que anteriormente eran sus túneles). También son muy frecuentes los fósiles de plantas: hojas, moldes de hojas, restos de tallos, granos de polen (hace falta equipamiento especial para ver los granos de polen. Desde luego, las bacterias y microorganismos también han dejado huellas fósiles, pero son más raras y mucho más difíciles de encontrar y analizar.

Procesos y principios generales

Casi con seguridad, habrás visto alguna reconstrucción de seres vivos del pasado. Los dinosaurios son un gran ejemplo de ello: sabemos cómo eran, qué comían, dónde vivían y hasta cómo se reproducían. Todo este conocimiento sobre los dinosaurios ha quedado plasmado hasta en el cine, pero: ¿cómo podemos conocer la historia de la vida en la Tierra? La rama de la biología que se ocupa de estudiar los seres vivos y los ambientes del pasado es la paleontología. Para esclarecer los hechos en el pasado es necesario contar con tres fuentes de datos: los protagonistas, las fechas y el entorno en el cual se desarrollaron los acontecimientos. Los protagonistas, de la historia son, obviamente, los organismos ya extintos, que, sin embargo, han dejado pistas de su existencia, que los paleontólogos se dedican pacientemente a buscar y analizar.

Cuando los organismos mueren son enterrados en el sedimento donde vivían o adonde son llevados por algún agente exterior. Por ejemplo, si un animal muere cerca de un río, es muy probable que el cadáver sea movido por la corriente del río y quizá, hasta desmembrado por la fuerza del agua. Eventualmente, esas partes o el cuerpo completo caerán al fondo y se cubrirán de barro y arena.

Con el tiempo (varios miles de años, hasta millones de años), cuando el sedimento sufre los procesos que lo llevan a convertirse en una roca sedimentaria, los restos incluidos en él también sufren ciertos cambios y se fosilizan. Este proceso se denomina fosilización, y para que se dé tienen que ocurrir una serie de circunstancias muy puntuales: el cadáver debe haber quedado enterrado antes de que los agentes externos (como el viento o la lluvia, o el mismo río) puedan destruirlo, o que otros seres vivos se lo hayan comido. Los sedimentos tienen que permanecer sin perturbaciones un largo tiempo (por ejemplo, en el ejemplo del río que continuamente está moviendo la arena del fondo, es muy probable que ese movimiento destruya los restos antes de que se fosilicen). Aun cuando el sedimento se ha convertido en roca sólida, puede ser destruido por la erosión.

Por lo tanto, la ausencia de fósiles en una capa de rocas nunca se interpreta como que en ese sitio no había vida, sino que indica que en ese sitio no se dieron las necesarias para que los fósiles se formen y se conservaran. Por la misma razón, cuando hablamos de la edad de un fósil, estamos haciendo referencia a lo más antiguo que se ha conservado de la especie, pero no sabemos si anteriormente esa especie o grupo de organismos existía, pero no se conservó ningún fósil.

Por ejemplo, el fósil de dinosaurio más antiguo conocido es el de un fósil de África de hace 230 millones de años pero no tenemos certezas de que ese sea realmente el más antiguo y si antes de los 230 millones de años existían ya dinosaurios o no. Podría ocurrir que se descubran dinosaurios más antiguos. Por el contrario, los fósiles de dinosaurios más modernos tienen 65 millones de años, y hasta ahora no han aparecido dinosaurios más recientes que eso, con lo que podemos decir con cierta confianza que hace 65 millones de años se extinguieron los dinosaurios. Muchos organismos están formados por varias partes que no siempre se fosilizan juntas o sus cadáveres son desmembrados al morir.

En el caso de las plantas es común encontrar hojas, ramas, frutos, aislados. Con los animales pasa algo similar: al morir, las partes 'blandas' se descomponen y los restos esqueléticos se separan. Aparecen huesos aislados en un lugar (por ejemplo, restos de patas y vértebras) y en otro sitio se encuentran otros huesos (como restos de cráneo). ¿Cómo reunirlos en una misma especie? ¿Cómo saber qué hojas corresponden a qué fruto o qué cráneo encaja con un fémur? Es una ardua labor la de los paleontólogos. No obstante, la información que se ha ido recopilando durante mucho tiempo con la aplicación sistemática del método científico es bastante como para conocer parte de lo que ocurrió con los seres vivos del pasado.

Antes de los dinosaurios

Es una creencia común asociar los fósiles con los dinosaurios, pero antes de que existieran los dinosaurios, hubo una gran biodiversidad en la Tierra. Incluso durante el “reinado” de los dinosaurios, la biodiversidad siempre fue alta en el pasado de nuestro planeta (tal como lo es ahora); y muchas de estas formas de vida están en el registro fósil. El origen de la Tierra se supone que fue hace unos 4.550 millones de años y podemos afirmar, por observaciones directas de los fósiles, que existen organismos complejos (no solo unicelulares) desde hace aproximadamente 600 millones de años. Los dinosaurios, como mucho, han estado presentes en menos de la mitad de este periodo (desde los 230 millones de años hasta los 65) con lo que la historia de la vida en nuestro planeta es mucho más antigua que los dinosaurios, y aunque estos sean los fósiles más famosos; existe una gran variedad de organismos fósiles, que nos muestra que la biodiversidad del pasado era tan variada como la actual.

 
 
 
 
Por: David Alercia. Licenciado en Biología por la Universidad Nacional de Córdoba, especializado en gestión ambiental, y trabaja en turismo científico.
Art. actualizado: Nov. 2022; sobre el original de abril, 2011.
X

Alercia, D. (Nov. 2022). Definición de Fósil. Definición ABC. Desde https://www.definicionabc.com/historia/fosil.php
 
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z