Historia » Ethos

Qué es Ethos

En la Antigua Grecia este vocablo se empleaba originariamente para indicar el lugar donde una persona habitaba. Este significado cambió cuando Aristóteles afirmó que el ethos es aquello que habita dentro de uno, es decir, su manera de ser o su carácter. De este modo, se lo entiende como una segunda naturaleza, distinta a la estrictamente biológica.

Según Aristóteles el modo de ser de cada individuo es algo adquirido y se puede moldear

Construimos nuestro carácter a partir de nuestros hábitos, es decir, los actos que repetimos de manera habitual. Para Aristóteles, la excelencia moral se obtiene a partir de los hábitos. En otras palabras, nos acercamos al ideal de justicia si realizamos acciones justas y nos aproximamos a la virtud de la generosidad mediante acciones generosas.

El ethos de un individuo, su forma de ser, estaría formado por un conjunto de hábitos. Aquellos hábitos que consideramos buenos o beneficiosos les llamamos virtudes y aquellos que son dañinos los catalogamos de vicios. Lógicamente, la aspiración de una persona debería ser alcanzar la virtud y evitar los vicios. Para conseguir este propósito, Aristóteles propone el fortalecimiento del carácter, del ethos.

Una puerta que permite comprender mejor la distinción entre ética y moral

Para los filósofos griegos, especialmente Aristóteles, el ethos está directamente relacionado con nuestra forma de ser.

Por otra parte, en la cultura romana la idea de moral viene de moralis, que significa costumbre. De esta manera, el ethos es nuestro carácter y la moral es un conjunto de normas de convivencia que regulan nuestro comportamiento. A partir de la idea de ethos se establece la base de la idea de ética, es decir, la reflexión sobre nuestro modo de vida.

Mientras la moral tiene una dimensión normativa y se basa en un conjunto de reglas concretas, la ética es una valoración o reflexión sobre las cuestiones morales.

Ethos, phatos y logos

En la cultura griega el ethos individual se puede forjar con disciplina, ya que no nacemos con un ethos sino que lo vamos formando con nuestros hábitos. En cambio, la idea de phatos hace referencia a la pasión y la emoción. Por su parte, el término logos, alude a la idea de razón y al lenguaje.

Para Aristóteles, en la comunicación intervienen los tres elementos. Así, trasmitimos ideas con nuestra manera de ser, mientras que a partir del pathos individual expresamos emociones, y todo ello es articulado por la razón y el lenguaje.

Asimismo, en una obra de arte podemos encontrar un ethos, un pathos y un logos, es decir, una personalidad, una emoción y un lenguaje.

Foto: Fotolia - Savvapanf

 
 
Autor: Javier Navarro | Sitio: Definición ABC | Fecha: abril. 2018 | URL: https://www.definicionabc.com/historia/ethos.php
 
 

Redes Sociales