Definición ABC » Historia » Escriba

+

Definición de Escriba

En sus diversos formatos el libro es uno de los elementos que ha cambiado la historia de la humanidad. Antes de su aparición las palabras solo tenían una dimensión oral y al inventarse los primeros alfabetos ya fue posible plasmar palabras por escrito. Las personas que conocían la técnica de la escritura fueron los escribas.

Desde el Antiguo Egipto hasta la Edad Media

La sociedad egipcia en la antigüedad presentaba un nivel elevado de complejidad. El escriba era un profesional que servía al faraón y que llevaba a término varias actividades relacionadas con la escritura: transcribía las órdenes de los sacerdotes y mandatarios, anotaba información sobre las actividades comerciales, llevaba un registro de las ofrendas, redactaba textos funerarios, etc.

Quienes realizaban estas tareas formaban parte de la élite social y para acceder a este conocimiento era necesario un largo proceso de aprendizaje.

Su equipo de trabajo consistía en una paleta en la que había dos huecos para el pigmento rojo y el negro, un portapincel hecho de caña y un pincel de junco (en su bolsa de trabajo el escriba también llevaba piedras que se utilizaban para machacar los pigmentos y un cuenco de agua donde se podía mojar el pincel).

En el mundo griego y romano el escriba era el encargado de tomar notas que le dictaban los mandatarios y por este motivo los romanos le llamaron notarius

Escribían en tablillas de madera y estas eran posteriormente reescritas en rollos de papiro. Tanto griegos como romanos escribían utilizando un cálamo de punta delgada (los cálamos empezaron siendo de origen vegetal pero con el tiempo se hicieron de bronce).

Durante la larga Edad Media en Europa los monasterios cristianos fueron los centros del saber. Los escriban eran monjes que se dedicaban a copiar e ilustrar los manuscritos. Su actividad la realizaban en los scriptorium de los monasterios. Eran capaces de copiar obras escritas en varias lenguas, normalmente latín, griego y hebreo.

Estaban familiarizados con las técnicas de la escritura y en su trabajo era muy importante que las líneas quedaran rectas y las letras fueran totalmente legibles. Realizaban una actividad minuciosa y normalmente escribían tres o cuatro páginas en una jornada de trabajo.

Esta actividad se fue especializando con el paso del tiempo y se mantuvo hasta la aparición de la imprenta en el siglo XV

Los avances tecnológicos provocan cambios sociales de una manera casi inmediata. Así, antes de la invención de la imprenta todo lo que se escribía y dibujaba se realizaba a mano y con el surgimiento de la imprenta esta actividad dejó de tener sentido.

Las primeras imprentas eran artilugios en los que se movían las letras de metal para crear nuevas palabras. Con la aparición de estas máquinas la actividad manual del escriba perdió su sentido originario.

Fotos Fotolia: aen_seidhe / xunantunich

 
 
 
Temas en Escriba
 

Redes Sociales