Historia » Doxa

Definición de Doxa

La filosofía occidental surgió en Grecia cuando los primeros filósofos, los presocráticos, plantearon la necesidad de pensar con criterios racionales y no según los esquemas de la mitología. Uno de los conceptos claves para entender la racionalidad filosófica es precisamente el concepto de doxa, que tradicionalmente se traduce como opinión.

Doxa versus episteme

Todos tenemos nuestras propias opiniones sobre asuntos diversos. La opinión se fundamenta en la valoración subjetiva sobre algo (yo opino que los pasteles son buenos pero un amigo considera todo lo contrario). La pluralidad de valoraciones personales hace imposible construir un conocimiento verdadero partiendo de la simple opinión. Si queremos acercarnos a la verdad deberemos ir por el camino del conocimiento o episteme.

La diferencia entre opinión y conocimiento (doxa y episteme) fue abordada por Parménides y posteriormente por Platón. Según el primero, la doxa parte de los sentidos, de las apetencias y de las experiencias personales, mientras que la episteme es el intento de construir verdades alejadas de la subjetividad individual. Según Platón, la doxa es un conocimiento que depende de las apariencias y, por lo tanto, resulta engañoso (a quienes defendían sus ideas según la doxa, Platón les llamaba despectivamente doxógrafos, que podríamos traducir como opinadores).

Para la mayoría de filósofos griegos la doxa es un sucedáneo del verdadero conocimiento. Por la vía de la opinión podemos comunicarnos, compartir vivencias y valorar cualquier aspecto de la realidad desde nuestro punto de vista individual. Sin embargo, si queremos conocer algo con un criterio de verdad y de manera objetiva, deberemos ir por la vía de la episteme. Esta distinción entre una y otra forma de conocimiento es determinante para entender la diferencia entre lo que es científico y lo que no.

Creencia frente a ciencia

La reflexión sobre la doxa y la episteme en filósofos como Parménides y Platón, es una cuestión que nos permite comprender mejor nuestros esquemas mentales. Hay algunos conocimientos que se fundamentan en las creencias personales (por ejemplo, la fe religiosa), mientras que otros se basan en criterios estrictamente racionales y empíricos (por ejemplo, la biología como disciplina científica).

A pesar de la distinción entre creencia y ciencia, no son ámbitos totalmente incompatibles, ya que las creencias pueden ir acompañadas de argumentos racionales y, paralelamente, las verdades científicas pueden desembocar en creencias de tipo espiritual (por ejemplo, un astrónomo puede creer en Dios porque considera que el orden del universo tiene que haber sido creado por un ser superior).

Fotos: Fotolia - b_plan88 / echiechi

 
 
Autor: Javier Navarro | Sitio: Definición ABC | Fecha: enero. 2017 | URL: https://www.definicionabc.com/historia/doxa.php
 
 

Redes Sociales