Definición ABC » Historia » Discípulo

+

Definición de Discípulo

DiscipuloAl pensar en el término discípulo viene a la mente el nombre y las enseñanzas de Jesús, quien se dirigía a un grupo de seguidores para comunicarles sus ideas. Aquellos seguidores que escuchaban atentamente las palabras de Jesús eran sus discípulos. La Biblia menciona concretamente a doce discípulos ( también llamados apóstoles ). Su función no se limitaba a aprender de Jesús, su maestro, sino que tenían el deber de difundir sus enseñanzas y debían imitar su comportamiento.

La idea y el sentido de discípulo en el Cristianismo es paradigmática. Es un modelo de relación maestro-alumno que determina los otros planteamientos que se han dado a lo largo de la historia.

El discípulo está convencido del valor y la verdad de las propuestas que defiende. Es fiel a sus ideas y está comprometido con la doctrina que sigue. Por este motivo, considera que es su deber moral trasmitir las enseñanzas que ha recibido.

El discípulo es una persona que quiere aprender y toma como referente intelectual y moral a alguien al que le atribuye unos conocimientos y cualidades superiores. Normalmente el discípulo admira a su maestro. La relación entre ambos puede transformarse y el alumno va ampliando sus conocimientos hasta que supera a su maestro. Es un proceso lógico y bastante habitual en la historia del pensamiento humano. Sócrates fue el maestro de Platón y los historiadores de la filosofía consideran que el discípulo amplió y perfeccionó el ideario de su maestro. Y el proceso continuó con Platón como maestro y la aparición de un discípulo aventajado, Aristóteles. Aristóteles estudió en la academia de Platón durante muchos años y finalmente se desencantó, creando así su
propia escuela filosófica ( el Liceo ). Y así podríamos seguir, ya que Aristóteles fue uno de los maestros de Alejandro Magno.

El discípulo sigue a un maestro o a una corriente intelectual. Los movimientos culturales y especialmente las religiones se basan en la relación entre ambos. Para que alguien difunda unas ideas con apasionamiento y convicción necesita de un referente de gran valor, un líder que despierta la atracción de sus alumnos y éstos pueden,a su vez, convertirse en guías de nuevos discípulos.

Si el discípulo se desvía de la corriente intelectual del maestro hay una ruptura. Esta separación ha sido muy frecuente en la historia de las religiones y se habla de herejía cuando hay una nueva desviación en el ideario original.

 
 
 
Temas en Discípulo
 

Redes Sociales