Historia » Decreto del incendio del Reichstag

Decreto del incendio del Reichstag - Definición, Concepto y Qué es

La noche del 27 de febrero de 1933 el Reichstag, edificio que ha acogido desde 1894 los diversos Parlamentos alemanes, ardía. Ya con los nazis en el poder, aquella misma noche se fraguaba el principio del fin de la democracia en Alemania, un fin que se ratificaría al día siguiente con el decreto cuyo nombre referenciaba al incidente.

El Decreto del incendio del Reichstag fue una ley aprobada por el Presidente de Alemania (Paul von Hindenburg) a petición -y con presión- del canciller Adolf Hitler, la cual suspendía diversas libertades civiles en aras de evitar una hipotética sublevación izquierdista.

Esto último era lo más temido por la clase dirigente alemana, de cariz conservador, tanto viendo el ejemplo de lo que había sucedido en Rusia con la revolución, como con la propia experiencia doméstica de los intentos revolucionarios posteriores a la Primera Guerra Mundial, y que fueron reprimidos con gran violencia.

La misma noche del incendio se detiene a Marinus van der Lubbe, un activista comunista holandés que fue acusado de provocar el fuego.

A van der Lubbe se le detiene después de que intentara incendiar otros edificios públicos, aunque hay muchos historiadores que ponen en duda su autoría. Posteriormente también serían detenidos tres dirigentes comunistas más (Georgi Dimitrov, Vasil Tanev y Blagoi Popov), quienes dejarían en evidencia las argumentaciones nazis con su excelente retórica, especialmente Dimitrov.

Quienes dudan de la autoría de Lubbe afirman que el incendio bien pudo ser un complot nazi y, por lo tanto, ejecutado por militantes nacionalsocialistas.

Sea como fuere, los nazis aprovecharon la ocasión para hacerse aún más con el poder y, al día siguiente, el Presidente Hindenburg aprobaba la ley de la que hablamos.

El decreto suspende, de forma indefinida y ante la situación, las libertades de expresión, de prensa, de reunión, de asociación (ligada a la anterior), y el secreto de las comunicaciones. También dotaba de plenos poderes a las autoridades.

Esto, a la práctica, arrancaba de cuajo la democracia de Alemania, convirtiéndola en un estado policial en el que cualquier ciudadano estaba sometido sin derechos a la arbitrariedad del gobierno y las autoridades, lo que equivalía a decir del partido nazi.

El gobierno nazi también aprovechó para centralizar competencias que hasta entonces tenían los länder, y para practicar detenciones masivas de opositores.

De esta forma, y en pocos días, desaparecía la oposición comunista de la vida pública, teniendo desde entonces que vivir en la clandestinidad más absoluta.

En las posteriores elecciones del 5 de marzo del mismo año al Reichstag (la cámara se reunía en otro edificio, mientras), los nazis obtuvieron un 44% de los votos, lo que conduciría a la aprobación de la posterior ley habilitante de 1933, con la cual el mismo reichstag quedaba sin poder, el cual se concentraba todo a manos del gobierno.

Era el golpe de gracia a una democracia que devino en dictadura en el espacio de poco más de un mes.

Fotos: Fotolia - Popova Olga / Patrik Dietrich

 
 
Autor: Guillem Alsina González | Sitio: Definición ABC | Fecha: agosto. 2018 | URL: https://www.definicionabc.com/historia/decreto-incendio-reichstag.php
 
Temas en Decreto del incendio del Reichstag
 

Ahora en Historia

Redes Sociales