Definición ABC » Historia » Cultura Minoica

+

Definición de Cultura Minoica

Es una de las más conocidas y míticas de la antigüedad, predecesora de los griegos clásicos y contemporánea del Egipto faraónico, avanzada para su tiempo en un momento en el que se salía de la prehistoria para entrar en la historia.

La cultura minoica, desarrollada en la isla de Creta entre el 2.700 y el 1.450 a.C (a caballo entre la edad del cobre y la del bronce), fue una de las predecesoras de los griegos clásicos, y desapareció por una serie de factores naturales y otros todavía desconocidos para dejar paso a la civilización micénica.

Fue una civilización eminentemente marítima, que expandió su influencia a la zona de Asia que más tarde sería ocupada por las colonias griegas en lo que hoy es la costa de Turquía, la mayor parte de la costa de la Península del Peloponeso, e incluso la costa este de Sicilia.

Explotaron las rutas comerciales marítimas, teniendo intercambios comerciales y políticos con diversos pueblos entre el que se cuenta el Egipto faraónico.

El descubrimiento de la cultura minoica, su datación y estudio, se debe principalmente al yacimiento de Cnossos, antigua ciudad minoica de Creta.

Y, dentro de ésta, especialmente a su palacio, una joya de la arquitectura antigua de la que nos restan solamente fragmentos, pero del que se ha podido reconstruir, por lo menos parcialmente, su gran esplendor.

Gracias a dicho palacio, se ha establecido (a partir del estudio de los sustratos) la cronología histórica de la civilización minoica, que pasa por tres periodos desde nuestra óptica: el minoico antiguo (del 3.400 al 2.100 a.C), minoico medio (del 2.100 al 1580 a.C), y minoico tardío (que se extiende desde el 1.580 al 1.200 a.C).

El minoico antiguo es fruto del paso de una sociedad eminentemente agrícola y autosuficiente a otra más basada en el comercio, que realizaban con los pueblos de Grecia, Oriente Medio y con Egipto.

El intercambio cultural y técnico con los pueblos de fuera (por ejemplo, se introdujo en la isla la metalurgia del bronce) llevó a una época de gran crecimiento y esplendor, coincidente con un aumento demográfico.

Esta etapa también es conocida como pre-palacial.

El minoico medio se caracteriza por la erección de palacios y la aparición de la escritura.

El principal artífice de esta revolución constructora que lleva a las estructuras palaciegas es la riqueza acumulada gracias al comercio.

Este se desarrolla gracias a que Creta era un enclave estratégico en medio de rutas de larga distancia que cruzaban hacia los cuatro puntos cardinales, lo que la hacía un punto de parada obligatorio, por ejemplo para los comerciantes griegos que querían ir a Oriente Medio o a Egipto, y viceversa.

El palacio de Cnossos data, precisamente, de este periodo.

El minoico medio se divide, a su vez, en dos periodos: el protopalacial, con estructuras que ya apuntan hacia palacios pero sin llegar a poder definirse como tales, y el neopalacial, en el cual las estructuras palaciales están mucho más desarrolladas.

La principal característica de esta última es el esplendor de los grandes palacios.

La erupción del volcán de Santorini, que provocó una fuerte conmoción en muchos sentidos en el mundo antiguo, fue la responsable del final del periodo minoico medio.

La destrucción de buena parte de los asentamientos, palacios e infraestructuras, junto con la mortalidad provocada por un evento poco menos que apocalíptico, llevó a que Creta y las islas griegas colindantes, perdieran buena parte de su valor como puestos de intercambio comercial y cultural.

El minoico tardío corresponde ya al declive de la civilización minoica, rematada por una invasión micénica procedente del continente, concretamente de la península griega.

Los micénicos se dejaron influir por unos minoicos en decadencia, llegando esta influencia hasta los griegos clásicos tras la invasión dórica de Grecia.

Foto: Fotolia - pbardocz

 
 
 
Temas en Cultura Minoica
 

Redes Sociales