Definición ABC » Historia » Crisol

+

Definición de Crisol

El término que analizamos tiene dos sentidos diferentes, pues se trata de un artilugio utilizado para la fundición de metales y, por otro lado, es un concepto que hace referencia a la fusión cultural. En cuanto a su origen etimológico, proviene de un vocablo en latín vulgar, "cruceolum", que era un recipiente que tenía forma de cruz y que era empleado para fundir materias distintas en un horno a una temperatura elevada.

En la fundición de metales

Un crisol es un cuenco normalmente hecho de porcelana, de grafito o de arcilla. y que se emplea en el proceso de fundición de algunos metales, en el sector de la joyería y también en algunos laboratorios para calentar o fundir sustancias. Se utilizan este tipo de materiales porque resisten altas temperaturas. Hay que indicar que algunos hornos en los que se calientan metales incorporan una cavidad para recibir el metal fundido y dichos hornos son conocidos con el nombre de horno de crisol.

En el sector de la metalurgia existen los denominados metales acrisolados, que son todos aquellos que adquieren una mayor pureza tras haber sido depurados en el cuenco del crisol. Por este motivo, acrisolar también se utiliza en un sentido figurado para poner de relieve una cualidad moral que queda acreditada a partir de algún testimonio o prueba.

Crisol de culturas

En algunos territorios las personas conforman un grupo social homogéneo, pues son de la misma raza, hablan el mismo idioma y comparten unas creencias comunes. Sin embargo, en otros territorios se produce una mezcla de tendencias, valores y lenguas.

Cuando esto sucede se habla de una fusión cultural. Este fenómeno es bastante habitual en algunas grandes ciudades del mundo, como Londres, Buenos Aires, Barcelona, Paris o Nueva York. Todas ellas conforman un crisol porque no hay un grupo homogéneo en ellas, sino que la sociedad es muy plural en todos los sentidos (moda, gastronomía, fiestas populares, tendencias artísticas...).

La etiqueta "crisol de culturas" es sinónimo de libertad y diversidad. En ocasiones se emplean otros términos semejantes, como "crisol de lenguas" o "crisol de razas".

La ciudad de Buenos Aires

La capital de Argentina es un claro ejemplo de crisol cultural. A partir de los movimientos migratorios del siglo XlX, Buenos Aires recibió población italiana, española, siria, libanesa, de origen judío, alemana o del interior del país. Este fenómeno se tradujo en un mestizaje cultural lleno de matices.

Fotos: Fotolia - Arsel - JeraRS

 
 
 
Temas en Crisol
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49116 fans
  • Twitter
    2303
  • Google
    453
  •