Definición ABC » Historia » Constitución española de 1978

+

Definición de Constitución española de 1978

Es el documento que, para muchos, zanja la etapa dictatorial en España pasando del franquismo a una democracia moderna a la altura de las más consolidadas del mundo, mientras que para otros es la prueba material de que el franquismo sociológico sigue vivo, un documento viciado de base aunque permita ciertas libertades. La Constitución Española de 1978 generó consenso en su momento, polémica mucho después y que sigue hoy en día.

La actual Constitución Española constituye la norma suprema del ordenamiento jurídico español, habiendo entrado en vigor el 29 de diciembre de 1978.

El texto fue sometido a referéndum por parte de la ciudadanía el día 6 de diciembre del mismo año, sancionado por el rey Juan Carlos I el 27 de diciembre, y publicado en el B.O.E. (Boletín Oficial del Estado) el 29, un paso que llevaba a su entrada en vigor.

La historia del redactado de la constitución es la de un acuerdo para acoger a múltiples sensibilidades e ideas tanto políticas como de España misma.

Debemos pensar que con el texto se buscó contentar desde los franquistas moderados (la extrema derecha era algo imposible) hasta los comunistas, desde los territorios que reclamaban una autonomía (como Cataluña o el País Vasco), hasta quienes eran celosos de la unidad de España como país.

No fue un ejercicio fácil, que se vió además atenazado tanto por el llamado “rumor de sables” (amenazas más o menos veladas de los militares franquistas de organizar un golpe de estado), como por el terrorismo de organizaciones como ETA o GRAPO.

Las cesiones que hicieron unos y otros (dejando de lado posibles consideraciones sobre quienes hicieron más y quienes menos) permitió consensuar un texto para su aprobación por parte de la ciudadanía.

Pese al acuerdo, una revisión posterior de la historia también ha apuntado a un hastío del franquismo que llevó a votar el texto como “esto mejor que nada” por parte de algunos, aunque en general, en el momento el texto concitó la aprobación de la mayoría de los españoles.

El resultado del referéndum fue de un 91,81% de los votos a favor frente a un 8,19% en contra, con una participación del 67,11%. Solamente en las provincias que componen el País Vasco, no se llegó a un porcentaje de aprobación del 50% sobre el total de votantes (no así sobre los votos escrutados).

Algunos partidos políticos también se mostraron contrarios al texto constitucional por no reconocer algunos de los derechos históricos de sus regiones. Fue el caso de la formación vasca Herri Batasuna, o de la catalana Esquerra Republicana de Catalunya.

Pasando a lo que es el texto constitucional, este consiste -como todas las constituciones de todos los países- en un compendio de derechos y deberes de los ciudadanos españoles, así como artículos referidos a la organización territorial, del estado, y referencias al papel de España como entidad hacia sus ciudadanos y en el mundo.

Entre otros apartados, la Constitución Española de 1978 indica:


  • Establece la monarquía parlamentaria como forma de gobierno. El rey es el jefe de estado, cargo que ocupa de por vida desde que toma posesión hasta que muere o abdica. El rey es también un ciudadano, estando obligado por las leyes, pero con una consideración especial debido a su condición de jefe de estado y de ser el más alto representante de España. También hay una consideración sobre qué y quién forma parte de la familia real y sus derechos y deberes.

  • Organización territorial de España. Además de la llamada “indisoluble unidad” del país, la Constitución también articula la organización del territorio en comunidades autónomas y las subsiguientes divisiones: provincias, comarcas y municipios.

  • Ordena los diferentes poderes: ejecutivo, legislativo, y judicial.

  • Derechos y deberes de los ciudadanos españoles. Entre estos, se cuentan el de que todos los ciudadanos son iguales ante la ley (aunque después, ciertos cargos gozan de una cierta inmunidad ante según qué prácticas), pueden participar en las instituciones, y tienen el derecho de asociación. El derecho de huelga también se considera sumamente importante.

  • Derechos de los extranjeros, tanto de los que se encuentran temporalmente en España (por ejemplo, de viaje de placer), como los que residen temporalmente. Así mismo, define como conseguir la nacionalidad española.

  • Libertades. Religiosa (el estado pasa a ser oficialmente laico, aunque la iglesia católica continúa teniendo una serie de prebendas), ideológica, de expresión, de circulación y de información entre otras.

  • Derecho a la educación. Este se garantiza mediante una red de escuelas públicas, además de otorgar un margen de acción para las escuelas privadas.

Las reformas constitucionales en España no tienen un mecanismo simple.

A diferencia de, por ejemplo, los Estados Unidos, país en el que existe un mecanismo muy simple a base de enmiendas que permite mantener el texto base y modificar aspectos de la constitución, en España el mecanismo es mucho más complejo, lo que ha dado lugar a muy pocos cambios desde su aprobación.

El último cambio sufrido fue sobre la sucesión a la corona, para permitir el acceso al trono a las hijas del rey Felipe VI.

En los últimos años se ha dado un cierto revisionismo histórico sobre el papel de la Constitución y su texto.

Dicho revisionismo viene dado tanto por quienes profesan una ideología de izquierdas, como la formación política PODEMOS, como por parte de los independentismos vasco y catalán, con especial énfasis de este último, que ha creado tensiones a nivel estatal en España, cuestionando también el marco constitucional.

También se ha cuestionado su papel histórico, dando una mayor importancia al papel intimidador del ejército y los políticos franquistas durante su redacción, que a las concesiones que se hicieron por todas las partes.

Este movimiento “revisionista” ha llevado a demandas populares de modificación profunda del texto constitucional, o bien directamente de su derogación, aunque aún minoritarias si tomamos como referencia todo el territorio español, dejando de lado demandas mayoritarias en regiones como Cataluña o el País Vasco.

Foto: Fotolia - Rook76

 
 
 
Temas en Constitución española de 1978
 

Redes Sociales