Definición ABC » Historia » Ciberguerra

+

Definición de Ciberguerra

Quien más, quien menos, todos hemos visto películas en las que sale algún enfrentamiento en el ciberespacio, lo que damos en llamar ciberguerra. Pero ¿sabríamos definirla más allá del celuloide, en el mundo real?

La ciberguerra es aquel enfrentamiento no armado que se dirime por cauces exclusivamente tecnológicos, computadoras u otros sistemas electrónicos conectados en red. Actualmente, se sobreentiende que se desarrolla a través de Internet.

Es, por lo tanto, un enfrentamiento en principio incruento, en el cual las bajas son los datos y los sistemas del enemigo, aunque dependiendo de las acciones llevadas a cabo, es posible causar víctimas mortales.

Así, por ejemplo, sería factible controlar una central nuclear del país enemigo y forzar sus reactores hasta provocar una explosión, con el consiguiente número de bajas.

La ciberguerra puede formar parte de una guerra convencional, o ser un conflicto aparte y sin vinculación explícita con un enfrentamiento armado. ¿Podemos hablar ya de alguna ciberguerra? Probablemente no.

Por lo menos no abierta, aunque ha habido incidentes que pueden calificarse a medio camino entre un acto de ciberguerra y de ciberespionaje.

Es el caso del gusano informático Stuxnet de 2010, diseñado para atacar un tipo concreto de centrifugadoras para la producción de uranio enriquecido que poseía Irán y, de esta forma, sabotear su posible producción de material fisible para bombas atómicas.

Se considera que dicho malware fue creado por alguna agencia gubernamental norteamericana como forma de guerra cibernética para impedir a Irán desarrollar armas nucleares, pero o bien esto no ha sido probado, o bien no se ha querido probar, o bien no se ha querido aceptar públicamente.

Otro caso había sucedido en 2007 con los ataques por parte de hackers rusos contra infraestructuras de red de Estonia. Teóricamente, dichos hackers actuaban por cuenta propia, pero hay una corriente de opinión mayoritaria que las vincula con el Kremlin, aunque a día de hoy nada ha sido aceptado de forma unánime al respecto.

Los objetivos de la ciberguerra son tanto sistemas militares como instalaciones civiles de importancia que estén conectadas a la misma red que la del agresor. Esta red es, hoy en día, Internet.

También hay otras formas de atacar infraestructuras total o parcialmente desconectadas de la red de redes como, por ejemplo, introduciendo patógenos informáticos en soportes físicos tales como pendrives.

Un experimento realizado cerca de instalaciones sensibles demuestran que la mayoría de los empleados son propensos a conectar un pendrive que se han encontrado en el suelo del aparcamiento de vehículos a los sistemas de alta seguridad para ver su contenido.

Entre las infraestructuras que pueden convertirse en objetivo de un ataque cibernético tenemos, entre otras, bases del ejército enemigo y sistemas de mando tales como los que utilizan las fuerzas terrestres, aéreas o marítimas, las comunicaciones, o el suministro energético.

No debemos confundir la ciberguerra con la guerra electrónica.

Esta última es la que se practica sobre el terreno de batalla convencional y como parte de un conflicto armado convencional, para provocar una disrupción en los sistemas electrónicos que incorporan y utilizan los vehículos y soldados que forman parte de los ejércitos modernos, con el objetivo de interrumpir sus comunicaciones y dejarlos sin la posibilidad de utilizar sistemas de ayuda avanzados.

También podemos definir de cierta forma como actos de ciberguerra los ataques de colectivos particulares, como Anonymous, que no forman parte de la política de un estado o gobierno, pero realizan ataques de corte similar a como podrían hacerlos un ejército.

En este sentido, la ciberguerra puede ser llevada a cabo por entidades privadas que dispongan de los recursos y la motivación.

Fotos Fotolia: Visions-AD / Alexey Bannykh

 
 
 
Temas en Ciberguerra
 

Redes Sociales