Definición ABC » Geografía » Orogenia

+

Definición de Orogenia

Entendemos por orogenia a la ciencia que estudia el movimiento de las placas que subyacen a la superficie terrestre. Este movimiento podría describirse como el causante de la formación de las cadenas montañosas hace millones de años (así como también de otras formas de relieve tales como valles, mesetas, plataformas submarinas, islas, etc.) y también como aquel que genera de modo constante y visible movimientos violentos del terreno que son conocidos como sismos, terremotos o tsunamis.

La orogenia u orogénesis son términos que provienen del griego, idioma en el cual oro significa montaña y genesis creación o nacimiento. Así, la orogenia se interesará especialmente por las causas que hacen que el terreno llano se haya convertido alguna vez en montañas o que al moverse genere alteraciones tales como las mencionadas. La orogenia parte del dato central de que la corteza terrestre de nuestro planeta está dividida en varias placas (conocidas como placas tectónicas) que no se encuentran nunca del todo quietas. Si bien la mayor parte del tiempo el movimiento o el desplazamiento que estas placas muestran es ínfimo, muchas otras veces es muy violento y genera alteraciones en la superficie muy visibles y notorias.

Como consecuencia del choque de placas tectónicas se altera la superficie terrestre y ahí es cuando aparecen fenómenos como las cadenas montañosas. En la mayoría de los casos, las elevaciones en el terreno son causadas por el choque muy violento y prolongado en el tiempo de placas tectónicas que comparten límites entre sí. De este modo, por ejemplo, la cordillera de los Andes ha sido formada por el choque de las placas de Nazca y la Sudamericana. Es interesante observar cómo en todos los lugares del planeta donde se hallan las cordilleras y cadenas montañosas elevadas encontramos subyacentes a ellas la unión de dos o más placas tectónicas.

Este movimiento de las placas u orogenia también puede causar otro tipo de movimientos que son los que se registran como sismos, terremotos o tsunamis. Cuando las placas se mueven y desplazan, chocando entre sí o incluso sin chocar pero alterando su posición, la superficie también se ve afectada y mientras más violento sea el desplazamiento, más serias o graves pueden ser las consecuencias para el ser humano que habita en esas regiones.

 
 
 
Temas en Orogenia
 

Redes Sociales