General » Vidente

Definición de Vidente

Existen dos usos bien difundidos para el término vidente; por un lado, vidente se llamará a aquel individuo que presenta una destacada cualidad para ver las cosas, y por otro lado, también se llamará así a la persona que es capaz de adivinar el futuro y esclarecer aquellos acontecimientos del pasado.
“Juan ha sido vidente y supo determinar que el proyecto fracasaría”. “María visitó un vidente para poder saber si finalmente encontrará al hombre de sus sueños con quien casarse”.

Persona que dispone del don de adivinar el futuro

En tanto, el vidente es capaz de conocer tanto el pasado como el futuro de una persona gracias a la clarividencia, que es la cualidad o mejor dicho la capacidad de percepción extrasensorial por la cual percibe la información a través de diferentes metodologías que obviamente nada tienen que ver con el devenir científico.

La clarividencia, principalmente, se destaca por la captación de fenómenos que van más allá de los sentidos porque en definitivas y como mencionamos, llegan al vidente a través de diferentes medios, tales como la telepatía, los sueños, entre otras alternativas.

Un elemento que está tradicionalmente asociado a la clarividencia y a los videntes es la bola de cristal, justamente una bola de vidrio o de cristal que se utiliza para adivinar el futuro.

El vidente asegura recibir a través de esa bola toda la información pasada, presente y futura sobre una persona o tema de consulta.

También la utilización de cartas es muy recurrente en la práctica del vidente. Durante la consulta la persona irá eligiendo cartas al azar, y el vidente, a través de la interpretación de las mismas le anticipará los hechos que le sucederán.

Un don imposible de comprobar científicamente, solamente se lo cree

Como consecuencia que esa facultad o poder de conocer el futuro es imposible de comprobar por la vía científica, el vidente se la atribuye y solamente cuenta con el apoyo y la creencia de aquellos que se le acercan y que comprueban esta capacidad, ya sea porque adivinó alguna cuestión en relación a su pasado o porque les predijo oportunamente algo que se terminó cumpliendo.

O sea, con esto queremos decir que en la creencia o validez de un vidente será vital que la gente que lo consulta le crea para así poder dar cuenta de la realidad de su poder adivinador.

De acuerdo a las creencias de quienes creen firmemente en la clarividencia, la misma no surge así como así o con el solo hecho de proponérselo, ya que en muy pocos casos se logrará desarrollarla, más que nada porque la misma es innata en los seres humanos que la manifiestan.

La creencia en la habilidad que algunos disponen para conocer el futuro propio y el de otros es una cuestión que se encuentra presente en casi todas las culturas del planeta y desde tiempos inmemoriales.

Una práctica extendida y milenaria

Actualmente, la videncia se práctica y manifiesta de manera totalmente abierta en la mayoría de las comunidades occidentales, ya sea través de consultas personales con quienes gozan del don y la capacidad especial de ver el futuro, o en su defecto a través de medios telefónicos o informáticos.

Vale destacarse que en internet proliferan las páginas en las cuales una persona puede hacer una consulta acerca de lo que le deparará su futuro inmediato.

Pero la videncia no es algo de nuestros días sino que desde tiempos remotos viene practicándose con mucha repercusión entre la gente, incluso, a pesar de la dominación que tienen el empirismo y la ciencia, la gente le atribuye muchísima entidad a aquellas proyecciones que surgen de un vidente.

Una actividad donde abundan los engaños

Ahora bien, debemos decir también que entre los videntes abundan los mentirosos y embaucadores, que solamente buscan obtener un rédito o beneficio económico por parte de aquellas personas desesperadas que quieren saber de su futuro.

Si bien no se puede prohibir que una persona crea en aquello que quiere creer, es importante que se diga que en este ambiente existen personas que solamente se proponen engañar para obtener dinero fácil.

Los elementos de la naturaleza, tales como el agua, el fuego o la tierra, resultan ser desde tiempos remotos vehículos imprescindibles a la hora de adivinar el futuro…Astrología (adivinación a través del éter), piromancia (adivinación a través del fuego), hidromancia (adivinación a partir del agua), austromancia (adivinación mediante el aire), entre otros.

 
 
Autor: Florencia Ucha | Sitio: Definición ABC | Fecha: julio. 2010 | URL: https://www.definicionabc.com/general/vidente.php
 
 

Redes Sociales