¿Qué implican y cuáles son los Vicios del Lenguaje?

Un vicio del lenguaje se corresponde con el mal uso continuado de las formas correctas de la lengua, sobre la influencia del término ‘vicio’, asociado a la idea de una mala costumbre, como bien lo dictamina la RAE. En otro grado, remite a aquellos errores que se comenten al usar una lengua.

Indira Ahmed Fernández | Jul. 2022
Licenciada en Letras Hispánicas

Dado que el lenguaje es un instrumento de comunicación, es susceptible de usarse con mayor o menor corrección, habilidad o eficacia, sobre todo en circunstancias coloquiales o de habla común. Por su parte, recordemos que la gramática es el conjunto de reglas que rigen el uso, por lo cual cometer faltas con respecto a estas puede resultar bastante común. Las causas de ello están relacionadas con desconocimiento fundamentalmente, y este puede venir de diversas circunstancias socioeconómicas.

El hecho de incurrir en faltas puede dificultar la comprensión de un mensaje y están involucrados la dicción y el vocabulario, ya que la comunicación comprende todos los factores del flujo natural de una lengua.

Vicios de dicción y vicios de construcción

Dentro de las categorías de las faltas se pueden identificar errores de gramática y errores de estilo. Los primeros son los usos que violan las estructuras fonéticas, morfológicas y sintácticas de la lengua, en este caso es de mayor interés el uso escrito de la lengua culta. Los segundos son errores estilísticos que no se consideran elegantes o “de buen gusto”, aun cuando respeten las construcciones gramaticales.

Los vicios de dicción agrupan aquellos usos incorrectos de las palabras, consideradas de forma aislada. Son, pues, los malos empleos de un vocablo, sin tener en cuenta las relaciones que este genere con el contexto. Los más usuales de estos son: vulgarismo o barbarismo, ultracorrección y los arcaísmos.

Los vicios de construcción, por su parte, sí consideran las relaciones con otras palabras del contexto: son los errores en la construcción o composición de los enunciados o frases. Entre estos se cuentan: solecismo, anfibología, redundancia, dequeísmo y cacofonía.

Barbarismos o vulgarismos

Este término designa igualmente, de forma general, a todos los vicios o faltas en el uso de la lengua. Este tipo de errores se cometen por el no conocimiento de la norma culta, o el uso no normado de palabras en el habla común. Se cuentan los hechos de: escribir mal una palabra, acentuarla incorrectamente, pronunciación incorrecta o el empleo de neologismos inútiles (como es el caso actual del la verbalización de sustantivos propios que en la norma no son verbos: sanitizar, presupuestear, etc.)

Ejemplos de vulgarismos

- sustitución de fonemas: juimos por “fuimos”, nojotros por “nosotros”.

- adición o supresión de sonidos: fuistes por “fuiste”, padrasto por “padrastro”.

- cambio de pronunciación en la palabra: naiden por “nadie”, haiga por “haya”.

Ultracorrección

Corrección innecesaria de vocablos que ya son correctos debido a confusiones por reglas de conjugación.

Ejempos. desvastar por “devastar, disgresión por “digresión”.

Arcaísmo

Uso de frases anticuadas en frases o formas de decir.

Ejempos. enflacar por “adelgazar”, fierro por “hierro”.

Algunos de estos usos siguen formando parte del habla de algunas regiones latinoamericanas. Por ejemplo, en México es común el uso de mandil por “delantal”.

Solecismo

Es el empleo incorrecto de expresiones en la construcción de frases. Ocurre cuando se violan las reglas de concordancia. Puede verse en cambios de preposiciones, mal uso de pronombres y otras partículas.

Ejempos. la pus por “el pus”, alumnos a quien se encargó por “alumnos a quienes se encargó, la calor por “el calor”.

Anfibología

Doble sentido de una palabra o frase. Esto tiene como consecuencia la oscuridad de la frase y da lugar a varias interpretaciones, por lo que la comunicación no es efectiva.

Ejempos. Se necesita empleada para cocinar a tres personas por “Se necesita empleada que cocine para tres personas”, unos 25 muertos causan tornados en Tennessee por “tornados en Tennessee causan unos 25 muertos”.

Redundancia

Uso de palabras que representan la repetición de una idea.

Ejempos. subir para arriba por “subir”, volver a reiterar por “reiterar”, hemorragia de sangre por “hemorragia”.

Dequeísmo

Esta falta consiste en el uso del pronombre relativo “que” cuando no es necesario. La fórmula “de que” es incorrecta en oraciones construidas con verbos en los que la preposición no rige la idea.

Ejempos. dijo de que se iba por “dijo que se iba, creo de que no está bien por “creo que no está bien”.

Cacofonía

Repetición monótona de un mismo sonido, encuentro o repetición de una misma sílaba o letra.

Ejempos. Conseguiste copiar la canción colombiana por “lograste escribir la canción de Colombia; para parar, pasa por aquí por “para detenerte pasa por aquí”.

También, consisten en faltas del lenguaje, el uso excesivo de muletillas (las muletillas son palabras o expresiones que se repiten en el discurso de manera excesiva: o sea es una de las más comunes), la reutilización de palabras o el uso de variantes de palabras. Igualmente se consideran errores los usos extranjeros de forma despiadada, aunque el auge de la tecnología ha vuelto esta costumbre de uso común en el habla cotidiana.

 
 
 
 
Por: Indira Ahmed Fernández. Licenciada en Letras Hispánicas. Cursante de MBA en la Universidad de Guadalajara, México. Desempeño en el ámbito de medios de comunicación y la enseñanza, en las áreas lingüísticas y literaria, además de metodología de la investigación e idiomas. Investigación en lexicología, sociolingüística y teatro. Jul., 2022.
×
 

Referencias

Marrero Sánchez, O.: Vicios del lenguaje.

Morales Ardaya, F.: Apuntes para la redacción. Las faltas del lenguaje.

Rubio Díaz, J. F.: Los vicios del lenguaje en la comunicación.
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z