Definición ABC » General » Temporalidad

+

Qué es Temporalidad

La palabra temporalidad es un término que presenta dos usos en nuestro idioma, por un lado, cuando queremos expresar la transitoriedad que observan las cosas en la vida es habitual que empleemos esta palabra; y por otra parte designa a aquello profano, ante lo religioso.

Transitoriedad de algo

Si una actividad está sujeta a limitaciones en materia de tiempo se hablará en términos en temporalidad.

Casi todas las actividades que llevamos a cabo están determinadas por el tiempo; así existe un horario para trabajar, para estudiar, para dormir, para no hacer nada y buscar algún entretenimiento, entre otros.

En tanto, la característica saliente de la temporalidad es la cualidad de transitorio.

Lo transitorio, por su parte, sobresale especialmente por las condiciones de pasajero, temporal, fugaz, efímero.

Por caso, cuando algo, una relación sentimental, por ejemplo, dura muy poco en el tiempo, es decir, empieza y termina casi simultáneamente será considerada como transitoria.

No es permanente ni eterno, es pasajero y fugaz

Entonces, aquello que se considera como transitorio, no será de ninguna manera permanente ni tampoco eterno, y esto es precisamente porque el rasgo distintivo de lo permanente es que perdura y permanece en el tiempo.

Ya mencionamos el caso de las relaciones que uno puede mantener en la vida y que pueden estar sujetas a esta condición de la temporalidad.

Pero también existen actividades que desplegamos en la vida y que pueden implicar a la temporalidad.

Contratación de personal por un lapso de tiempo y para satisfacer las demandas del momento

Un caso concreto es la actividad laboral.

Resulta ser recurrente en el ámbito laboral de las últimas décadas que a los empleados se los contrate en una primera instancia en calidad de temporales y luego, si es que el mismo cumple satisfactoriamente con las tareas asignadas y su comportamiento está de acuerdo a lo esperado de él, se le extienda un contrato por tiempo indeterminado.

También, dentro de este mismo contexto es habitual que se generen contratos temporales cuando el empleado titular de un puesto o cargo, pide licencia durante algunos meses por alguna razón médica o personal, y entonces, se hace preciso ocupar su cargo con otro empleado, al cual se lo contratará en las condiciones de temporalidad.

Por otra parte, hay sectores de trabajo en los que es habitual que las empresas contraten personal temporal porque se trabaja fuerte en una determina fecha del año.

Práctica habitual en el turismo y el comercio

Por ejemplo, en el turismo es muy corriente que en la época de temporada alta de una plaza vacacional, todos los actores que trabajan en este sector, hoteles, restaurantes, locales comerciales, entre otros, contraten personal adicional, en calidad de contratación de temporales, para poder hacer frente al aumento de la demanda.

Una vez que concluye el periodo de vacaciones ese personal quedará desvinculado de la actividad laboral, porque claro, la demanda de trabajo baja sustancialmente, y al empleador no le es redituable mantener un personal que no estará ocupado.

Algo similar ocurre en determinadas épocas del año en el sector del comercio, por ejemplo, en fechas especiales como la Navidad, el Día del Niño, del Padre, o la Madre, en los cuales los comercios que venden artículos destinados a estos sujetos venden más y deben contratar empleados adicionales para hacer frente a la demanda de ventas, pero claro, una vez que terminan las fechas, esos empleados contratados temporalmente quedarán sin espacio laboral.

Precariedad e instabilidad laboral

Lamentablemente, este estado de cosas, tiende a precarizar las condiciones laborales en algunos sectores, sumándoles una alta tasa de inestabilidad a los puestos de las personas que se desempeñan en estos.

Si bien hay trabajadores que disponen de otra actividad a la par, no se puede no apreciar esta realidad tan perturbadora en zonas de veraneo, que cuando se termina la temporada deja a muchas personas sin trabajo, y en algunos casos hasta deben dejar sus ciudades y asentarse en otras para poder tener continuidad laboral.

Aquello que se considera profano en la religión

Pero la palabra que nos ocupa también presenta como dijimos en el comienzo otra referencia que se da a instancias del ámbito de la religión, ya que de este modo se denominará a aquello que frente a lo estrictamente religioso se reconoce como profano, irrespetuoso, o sea, que no respeta las cuestiones sagradas, sino que por el contrario, las enfrenta y trata con irreverencia.

 
 
 
Temas en Temporalidad
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49115 fans
  • Twitter
    2303
  • Google
    453
  •