Definición ABC » General » Superlativo

+

Definición de Superlativo

SuperlativoSuperlativo es un término que manifiesta la excelencia de algo, es decir, su grado máximo (era una persona eficaz en grado superlativo, sería un ejemplo de oración en este sentido). En ocasiones, se emplea como sinónimo de exagerado o desmedido y no necesariamente se trata de algo positivo sino que tiene unas características inusuales o desproporcionadas. Así, se dice que un accesorio de moda puede ser superlativo.

En la gramática

Desde un punto de vista gramatical, superlativo es un tipo de adjetivo, con el cual se indica que la intensidad de una cualidad se encuentra en su máximo nivel. Pensemos en un adjetivo corriente, malo. En grado superlativo se convierte en malísimo y de la misma manera lento en lentísimo o fácil en facilísmo.

Empleando el prefijo super también transformamos los adjetivos en superlativos (superbonito, supercómodo...). En cualquier caso, estos adjetivos comunican un grado elevado, por encima de lo normal. De esta manera, al hablar se consigue enfatizar un adjetivo calificativo.

Algunos adverbios sirven igualmente para subrayar la condición superlativa de un adjetivo (muy agradable) o también es posible convertir un adjetivo en un adverbio con el sufijo mente (rapidísamamente).

Una forma de pautar comparación

El superlativo es utilizado para establecer comparaciones. Así, si alguien dice "este reloj es caro pero aquel es carísimo" está expresando una comparación con respecto al precio.

El efecto que produce el adjetivo superlativo en la comunicación consiste en elevar la cualidad de un sustantivo. No obstante, aunque el adverbio muy y el sufijo ísimo resultan muy similares, no son exactamente iguales. No es lo mismo decir muy bueno, que buenísimo o muy flaco que flaquísimo. El sufijo ísimo comunica un grado con una mayor intensidad.

La terminación érrimo-a

Algunos adjetivos superlativos se forman con el sufijo érrimo-a, una terminación latina que si bien es totalmente correcta se encuentra en desuso. Veamos algunos ejemplos: pobre-paupérrimo, célebre-celebérrimo o libre-libérrimo. Estos superlativos son infrecuentes en el lenguaje cotidiano y se pueden considerar como un cultismo. Su uso forma parte del lenguaje literario culto y muy sofisticado (por ejemplo, aparece en algunos discursos donde se quiere elogiar a una persona).

La terminación érrimo-a solo es aplicable a ciertos adjetivos, los que terminan en "re" y "ro", por lo que aplicarlos a otros adjetivos sería una anomalía gramatical (no se puede decir guapérrimo ni facilérrimo).

 
 
 
Temas en Superlativo
 

Redes Sociales