Definición ABC » General » Superficial

+

Definición de Superficial

La palabra superficial la usamos en nuestro idioma para referir diversas cuestiones, en tanto, uno de los usos más extendidos es para indicar aquello propio o asociado a una superficie.

Aquello que es propio o está asociado a la superficie, porque está en un nivel externo y visible

O sea que este sentido lo usamos con frecuencia para indicar aquello que encontramos justamente en un nivel exterior y que por caso es visible y no es necesario profundizar para descubrirlo u observarlo. “El vestido presenta un corte superficial, no ha traspasado a la tela de abajo.”

El concepto de superficie designa a aquella parte externa de un cuerpo, o al aspecto o apariencia externa de alguna cuestión.

Por otra parte, cuando algo o alguien se mantienen o se encuentran a nivel de una superficie se suele expresar en términos de superficial. “Se trata de una herida superficial no tengas miedo, nada grave le sucederá y se cerrará pronto.”

Persona frívola a la cual solo le importan las apariencias y le escapa a la profundidad de los temas

Y en el lenguaje corriente de nuestro idioma es sumamente habitual que la palabra la empleemos para indicar a aquella persona que se caracteriza por importarle únicamente las apariencias de las cosas y de las personas, es decir, no le interesa el contenido, los sentimientos o las emociones que puede despertar algo, sino más bien que lo interesa el placer estético que algo le puede devolver.

Características de la personal superficial

La superficialidad o frivolidad es una actitud que alguien asume en la vida y que entonces termina por dominar tantos sus acciones como sus manifestaciones en todo nivel y aspecto en el cual interviene.

La misma se destacará por el pensamiento banal, por la ausencia de ideas y de convicciones sólidas frente a diversos temas y asimismo por la carencia de sentimientos profundos.

Por otro lado, lo que está presente constantemente en las personas superficiales es la búsqueda de placer y de confort, una marcada tendencia al consumismo y un absoluto respeto a lo que la moda y los parámetros de la belleza imponen.

Los superficiales son extremadamente snobs en todo, no se comprometen con nada, los manda el egoísmo, la satisfacción de las necesidades inmediatas, vivir bien y estar cómodos, se desprecia la incomodidad.

Si se usa tal o cual prenda deberá usársela sí o sí, más allá de los gustos o de cómo queda, bien o mal.

Por otro lado, si los cánones mandan que hay que ser flacas con curvas, toda la acción estará orientada en este sentido, en lograr ese físico perfecto.

En muchos casos, la genética o las condiciones físicas no acompañan esas demandas y entonces es factible que la persona se obsesione con lograr ese parámetro a como dé lugar, mediante cirugías, dietas estrictas, y poco saludables, entre otras acciones.

De lo expuesto se desprende claramente que a la superficialidad debe tomársela como un defecto, como algo negativo, y no como un valor, dado que puede desencadenar graves problemáticas sociales para quienes la padecen.

La superficialidad no hace mejor a una persona ni mucho menos sino que la aísla de lo realmente importante, y hace que se trivialicen cuestiones que demandan de un abordaje profundo.

Lo ideal es encontrar un equilibrio, es decir, no se puede estar todo el tiempo asumiendo una actitud solemne y en exceso preocupada pero tampoco se puede concebir la vida desde el otro extremo de la superficialidad donde nada importa excepto la satisfacción de cuestiones como el confort.

Al individuo que se destaca por esta manera de ser se lo conoce popularmente como frívolo.

Al frívolo será sencillo de reconocerlo porque está constantemente preocupado por el aspecto exterior de las personas y de todo cuanto lo rodea, porque no se inclina por contenidos profundos sino más bien por cuestiones que se caracterizan por la ligereza que presentan.

Lo que no dispone de un fundamento sólido

Mientras tanto, cuando sobre una cosa decimos que es superficial querremos expresar que esa cosa se caracteriza por no presentar un sólido fundamento sino más bien lo absolutamente opuesto.

Por ejemplo, una biografía sobre un famoso que no profundiza especialmente en aquellos puntos álgidos de su vida personal y profesional se podrá calificar de superficial para expresar precisamente esa falta de solidez en la investigación.

En tanto, los sinónimos que más empleamos en relación a esta palabra son los de exterior y frívolo.

Y los conceptos que directamente se oponen son, por un lado, interior y por otra parte fundamental.

El primero lo empleamos para indicar que algo se encuentra en un lugar interior y el segundo concepto implica el fundamento o lo más importante en relación a algo.

 
 
 
Temas en Superficial
 

Redes Sociales